La Generalitat asumirá las competencias de la Diputación en servicios sociales

Carlos Mazón, presidente de la Diputación, y Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell, durante la reunión en la Diputación de Alicante. / L. P.
Carlos Mazón, presidente de la Diputación, y Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell, durante la reunión en la Diputación de Alicante. / L. P.

El Consell empezará a costear los gastos a partir de septiembre y a gestionar instituciones como el Doctor Esquerdo o el Hogar Provincial

E. P.ALICANTE.

La Generalitat Valenciana asumirá en el transcurso de esta legislatura las competencias impropias en materia de servicios sociales que costea en estos momentos la Diputación de Alicante. Esto está enmarcado en la Ley de Servicios Sociales e Inclusión que tramitan Les Corts y que busca ordenar la prestación de esos servicios en el conjunto de la autonomía.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, y el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, mantuvieron ayer un encuentro para dar una base política a las mesas técnicas que se pondrán en marcha en septiembre para iniciar el camino que llevará a la Generalitat a asumir la gestión de instituciones como el Doctor Esquerdo o el Hogar Provincial, y servicios como la teleasistencia.

En ese sentido, Mazón afirmó que esa transferencia les permitirá ofrecer una «mejor» atención a los usuarios y defendió que «no se habla de vaciar nada ni de minorar nada; solo de coordinar» los servicios sociales de la Comunitat Valenciana.

«Se apuesta por colaborar desde la lealtad, la cercanía y los objetivos comunes», agregó la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, que dijo que, «paralelamente» a la pérdida de esas competencias impropias, la Diputación asumirá «las atribuciones» que le da la Ley de Servicios Sociales e Igualdad «en los municipios pequeños».

Oltra recalcó que el proceso «no será de seis meses o doce meses; es un proceso largo». Y se refirió al personal que trabaja en las instituciones que pasarán a manos de la Generalitat. «La primera piedra de cualquier proceso es el acuerdo político», reflexionó.

Por su parte, Mazón intentó tranquilizar a los trabajadores que se verán afectados: «Aquí hay mucha letra pequeña».

Los dos responsables coincidieron en que la transferencia de competencias será «más fácil» en la teleasistencia porque no existen funcionarios de carrera, sino un contrato que pasará a la Generalitat.

Mazón sostuvo que la Diputación participará en la toma de decisiones sobre dónde invertir. Al respecto, Oltra recordó que las diputaciones asumirán los servicios sociales de base de los municipios de menos de 20.000 habitantes.

Así, precisó que en Valencia la Diputación asumirá los de menos de 15.000 habitantes y en Castellón los de menos de 10.000 habitantes. El objetivo es que todas las corporaciones provinciales tengan el «mismo esfuerzo presupuestario» y no más de un 20%.

Preguntado por el recurso contra esa ley que ha planteado el Partido Popular, Mazón desligó el «camino jurídico» que lleva ese recurso del acuerdo alcanzado para «ordenar una situación que no está ordenada». «El recurso tiene su camino y vamos a ver si políticamente podemos revertir esa situación», incidió. Y alegó que los 190 millones de euros que reclamaba la Diputación a la Generalitat es la suma del coste de los años que lleva asumiendo la institución provincial competencias que no le son propias, y que ha confiado en que con el proceso que ahora se abre se reconduzca.