El General compra un novedoso microscopio para la detección precoz del cáncer de piel

EFEALICANTE.

El Hospital General ha invertido 200.000 euros en adquirir un microscopio confocal para el diagnóstico precoz del melanoma o cáncer de piel, contra el cual es fundamental una detección temprana.

El servicio de Dermatología del centro alicantino, dirigido por Isabel Betlloch, es el primero de la red sanitaria pública de la provincia de Alicante que cuenta con este nuevo microscopio láser, una herramienta de última generación para la detección precoz del melanoma maligno (MM). El pronóstico de esta enfermedad está condicionado por el diagnóstico precoz, dado que supone la curación del paciente tras la cirugía en los melanomas 'in situ' y menor riesgo de metástasis en los melanomas delgados.

En la actualidad, la microscopía confocal in vivo es uno de los métodos de detección temprana del melanoma más reconocidos desde el punto de vista científico. Con una inversión de 197.714 euros, este dispositivo presenta importantes ventajas en comparación con la dermatoscopia convencional. «Mejora la sensibilidad y especificidad, por lo que se trata de una valiosa herramienta de diagnóstico para un grupo de lesiones más dudosas o inespecíficas, difíciles de detectar mediante otras técnicas, a las cuales no sustituye, sino que complementa», indicó el responsable de la Consulta de Lesiones Pigmentadadas y Melanoma, José Bañuls.

Permite realizar exámenes ópticos de la piel en tiempo real, por lo que proporciona una vista no invasiva de la epidermis y de la dermis hasta el estrato reticular superior -la capa más profunda y gruesa de la dermis-.

Diferentes estudios apuntan que la incidencia del cáncer de piel en general, y del melanoma en particular, está aumentando progresivamente en los últimos años. En este sentido, la consulta de Lesiones Pigmentadas y Melanoma del Servicio de Dermatología, en funcionamiento desde hace 15 años, ha detectado una media de 48 melanomas anuales desde 2004 hasta hoy, de los cuales el 50 por ciento son melanomas in situ y la otra mitad son invasores.