Funcionarios denuncian el «grave déficit» de Fontcalent, que supera los 800 presos

Centro penitenciario de Fontcalent, situado en el Polígono de la Vallonga de la ciudad de Alicante. / LP
Centro penitenciario de Fontcalent, situado en el Polígono de la Vallonga de la ciudad de Alicante. / LP

El centro cuenta con una plantilla de 322 empleados públicos y desde la dirección del penal admiten que debería ser de 413 personas

EPALICANTE.

La población reclusa del centro penitenciario Alicante Cumplimiento -Fontcalent- ha registrado en el primer semestre de este año 1.074 altas y 1.124 bajas, según informaron fuentes de Acaip-UGT. De esa manera, la población reclusa de la prisión se mantiene entre los 830 y los 880 reclusos.

«Esta situación provoca un volumen de trabajo muy grande, ya que cada ingreso debe ser visto por el médico, psicólogo, trabajador social y educador, además de tener que tramitarse las visitas, peculio, paquetes, seguridad, y gestión con los juzgados».

Por citar un ejemplo, solo el departamento de comunicaciones ha atendido a más de 13.000 visitantes en el primer semestre. Este departamento, «en el mejor de los casos, está atendido por cuatro trabajadores, que deben identificar a todos los visitantes, atenderles, recoger los paquetes que reciben los internos y tramitar las comunicaciones».

Asimismo, insistieron en que la falta de medios y plantilla provoca que «no pueda abrirse el módulo de aislamiento y otros dos residenciales». Esta situación agrava «los problemas de convivencia» porque ante comportamientos violentos, «no se puede realizar un correcto aislamiento». En la galería que se ha habilitado para este cometido conviven «presos conflictivos con otros que no lo son» y cuenta con la atención de «solo tres funcionarios la mayoría de los días».

Uno de los puntos que agrava «la situación de riesgo en la que se encuentran los presos y los trabajadores por la falta de plantilla es que el déficit se concentra en los puestos de vigilancia».

Según los datos oficiales del mes de febrero, el número de trabajadores del centro es de 322 funcionarios y 33 laborales. De estas plazas no están cubiertas por distintas circunstancias 57, de las que el 72% se corresponden con las plazas de vigilancia.

En cualquier caso, desde Acaip-UGT apuntan que «los datos oficiales no se corresponden con la realidad» y la situación de déficit es «aún más grave», ya que «la relación de puestos de trabajo es anterior a la puesta en funcionamiento de nuevas unidades como el Centro de Inserción Social, que alberga 120 internos y atiende a más de 80 internos telemáticos más los liberados condicionales de la provincia». Tampoco incluyen el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas, que el año pasado cerró más de 6.000 expedientes, y aún no contemplan el personal que necesitará la inminente apertura de la unidad de madres.

La dirección del centro penitenciario establece que, de los 322 trabajadores, se debería pasar a 413, lo que supone un incremento de 91 empleados. La formación sindical suma el déficit actual de 57 empleados, por lo que el aumento debe ser, al menos, de 148 trabajadores. Acaip-UGT considera «alarmante que la administración admita que en Fontcalent se incumple la legislación que establece que todos los internos se alojarán en celdas individuales». En la cárcel de Fontcalent lo «habitual es que sean dobles» por el déficit de personal. A este respecto, recuerdan la muerte de uno de los internos el pasado 29 de julio tras «mantener una pelea con su compañero de celda».

Así, el sindicato pide actualizar «la relación de puestos de trabajo» y que se dote al centro penitenciario de medios y personal necesarios.