Un estudio recomienda la creación de un clúster alimentario en la Vega Baja

Jornaleros en el campo. / lp
Jornaleros en el campo. / lp

Dos universidades consideran necesario impulsar una marca conjunta para potenciar las ventas y la imagen de la industria de la comarca

EFE ALICANTE.

Un estudio realizado por la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Escuela Politécnica Superior de Orihuela de la Universidad Miguel Hernández (UMH) considera totalmente viable constituir el clúster agroalimentario de Orihuela y la Vega Baja. El objetivo es buscar el crecimiento, la innovación, la sostenibilidad y el desarrollo de Orihuela y la comarca, según explicó ayer el concejal de Industria del municipio oriolano, Miguel Ángel Fernández.

El concejal participó ayer en la reunión de trabajo celebrada en el Hotel Tudemir de Orihuela en la que fueron presentados los avances en el diagnóstico de la viabilidad de esta iniciativa, que «han resultado ser positivos», según el edil, con lo que se ha propuesto crear un foro de debate sobre las oportunidades de mejorar la competitividad del territorio. Este encuentro contó también con la asistencia del alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y de cuarenta representantes de empresas, asociaciones y entidades bancarias de la zona.

El informe elaborado por ambas universidades urge la creación de una marca conjunta que aumente la dimensión comercial del territorio, ayude a reforzar la imagen de los productos de la comarca y mejore la formación en el sector con cursos específicos.

Según este estudio, en la zona existen «excelentes recursos hídricos, tierra fértil y un clima excepcional, una combinación del sector agroalimentario y del turismo, alto conocimiento, experiencia y cultura de trabajo en las unidades empresariales, capacidad emprendedora y de adaptación a cambios», y «una excelente reputación de producto de calidad», entre otros valores.

Como retos de futuro sobre los que hay que seguir trabajando, destaca la importancia de la colaboración y cooperación, además de abogar por incrementar la dotación de suelo industrial y establecer una plataforma logística o 'hub' para depósito o intercambio de contenedores.

También propone reforzar el acceso a la I+D y al conocimiento científico de la universidad y los centros tecnológicos, seguir reivindicando más calidad y cantidad de agua, promover el cultivo bio-ecológico, mejorar el conocimiento e información de los mercados exteriores y la innovación empresarial en la industria de la Vega Baja.