Se entrega con más de un kilo de hachís al ver a los perros de la policía en la estación

Sustancia incautada. / l. p.
Sustancia incautada. / l. p.

EFEALICANTE.

La Unidad Canina de la Policía Local de Alicante detuvo esta semana a un pasajero de un autobús procedente de Algeciras que transportaba 1,1 kilos de hachís dentro de su mochila.

Tal y como comunicó ayer la Concejalía de Seguridad Ciudadana, la detención se produjo el pasado día 2 de julio en la estación de autobuses de la capital alicantina. El sospechoso, de 34 años y nacionalidad italiana, fue arrestado por un presunto delito contra la salud pública y tenencia de estupefacientes.

Los hechos ocurrieron sobre las 16.30 horas de ese día, cuando dos agentes, junto con sus perros, recorrían los andenes de la citada terminal en uno de los dispositivos que realizan en horarios aleatorios por la tarde para prevenir el tráfico, consumo y tenencia de sustancias estupefacientes.

Cuando los policías subieron al autobús proveniente de Algeciras y con destino a Barcelona y comunicaron a sus ocupantes que iban a realizar una inspección, uno de los viajeros informó voluntariamente de que portaba una porción de hachís, conocedor de que sería detectado por los animales. Los agentes lo acompañaron fuera del vehículo para identificarlo, mientras otro rastreaba el pasillo del autobús con el perro Abril, que marcó y se detuvo junto a la mochila del citado pasajero. Tras revisar la el equipaje, los efectivos policiales hallaron en su interior una bolsa envasada al vacío que contenía de 99 bellotas de hachís con un peso total de 1,1 kilos, así como 875 euros, por lo que su propietario fue arrestado.