El Elche asalta Girona y da caza a uno de los principales favoritos al ascenso

Los de Pacheta realizan uno de los partidos más serios de la temporada y vencen en Montilivi con goles de Danilo Ortiz e Iván Sánchez

EFEGIRONA.

El Elche se convirtió ayer en el primer equipo en sumar los tres puntos en el Estadi Municipal de Montilivi en LaLiga SmartBank al superar, por 0-2, al Girona, que vuele a caerse de los puestos que dan derecho a disputar las eliminatorias para el ascenso.

Aletargados, los futbolistas de Juan Carlos Unzué de hecho todavía no habían ni despertado cuando, en el minuto 5, Iván Sánchez estrenó el marcador con un zurdazo desde la frontal del área que entró en la portería de Juan Carlos besando su palo derecho.

El Elche incluso tuvo la oportunidad de multiplicar su ventaja tan sólo cuatro minutos después, pero el cabezazo del marroquí Qasmi, asistido por Nino desde la banda, salió ligeramente desviado.

Los ilicitanos no pasan apuros y desactivan a Stuani, principal amenaza del cuadro catalán

Los locales, obligados a reaccionar, no empezaron a asomarse al área visitante hasta el minuto 15 del encuentro, cuando Gallar obligó a Badia a estirarse para rechazar un potente disparo de falta desde la frontal. Fue la primera de las cuatro ocasiones claras que protagonizó el atacante catalán, que regresó al once para cubrir la baja del lesionado Jozabed, a lo largo de un primer acto en el que se mostró tan voluntarioso e inquieto como desacertado.

El partido mutó al iniciarse la segunda mitad, con un Girona que volvió al césped con el objetivo de remontar el encuentro. La primera ocasión clara de gol, sin embargo, fue para el Elche, aunque Iván Sánchez cruzó demasiado su disparo,

Unzué redobló su apuesta por ir a por el partido dando entrada Samu Sáiz y al debutante Oliván por Marc Gual y Maffeo, que, ya recuperado de una lesión, fue la otra novedad en el 4-4-1-1 gerundense, cubriendo la ausencia de Mojica, convocado con la selección colombiana.

La coincidencia en la media punta de Borja y Sáiz activó a Stuani, demasiado desconectado, demasiado solo.

El delantero charrúa estrelló un cabezazo en el travesaño en el minuto 69 que hizo soñar a Montilivi pero, a un cuarto de hora del final, Ortiz hacía el 0-2 definitivo a la salida de un córner.