El efecto económico de la Semana Santa en Alicante supera los 190 millones

La Diputación encarga «un estudio pionero» a Ineca que desvela la elevada repercusión que tiene esta celebración en la provincia

EFE ALICANTE.

La Semana Santa genera un impacto económico en la provincia de Alicante de más de 190 millones de euros, según un informe del Instituto de Estudios Económicos de la provincia de Alicante (Ineca) encargado por la Diputación Provincial.

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, presentó ayer este «estudio pionero» para analizar la repercusión económica que la festividad de la Semana Santa tiene en la provincia, según un comunicado de la corporación provincial.

Acompañado por el presidente del Ineca, Rafael Ballester, y los autores del trabajo, Sánchez resaltó: «Esta celebración, con gran tradición en muchas de nuestras poblaciones, complementa nuestra oferta turística, aportándole un valor añadido, y nos permite desestacionalizar y desconcentrar la llegada de turistas».

«También nos ofrece la oportunidad de movilizar al visitante, atraído por un turismo cultural, patrimonial y de interior», concretó.

El informe de Ineca, el primero que se hace sobre esta materia, analiza los diversos perfiles de personas que disfrutan de la celebración.

A este respecto, los separan en turistas urbanos, quienes han conseguido revitalizar esta fiesta, fundamentalmente en las ciudades; turistas recreativos, que permiten desestacionalizar y diversificar la oferta con respecto al visitante convencional, y excursionistas religiosos, que ayudan a activar el tejido turístico de los municipios próximos al interior.

También se encuentran los turistas residenciales, con los que se aumentan las propuestas complementarias al producto de sol y playa.

Según el estudio, esta fiesta supone la exaltación de un hecho religioso, cultural y social que cuenta con importantes externalidades económicas y en la que se implican entidades que a su vez generan un considerable desarrollo económico, como son las cofradías y las hermandades, cuya actividad se estima en más de seis millones de euros.

Elche, Orihuela o Crevillent, cuyas manifestaciones relacionadas con la Semana Santa son de Interés Turístico Internacional, copan el protagonismo de esta fiesta en la provincia, junto con la localidad de Callosa del Segura y su Pasión, declarada de Interés Turístico Nacional. Alicante, Benidorm, Guardamar del Segura, Aspe, Torrevieja, Almoradí, Catral o Rojales son otros de los municipios que durante este periodo incrementan la llegada de visitantes, así como su impacto en la economía local.

Así pues, se estima que solo ellos acumulan un efecto de más de 60 millones de euros y que los residentes mueven unos 125 millones.