Un dragón invade Altea en la presentación del Castell de l'Olla

La edición de este año, marcada en parte por el «evocador diseño» del cartel, será también la «más ecológica de su historia»

EPALICANTE.

El fuego y la figura del dragón han marcado la tradicional presentación del cartel y el texto literario de la 33 edición del Castell de l'Olla de Altea (Alicante), el espectáculo pirotécnico que se celebrará el próximo 10 de agosto y que este año será «el más ecológico de su historia».

Juan Martínez Lahiguera ha sido el encargado de crear la imagen del cartel, un «evocador diseño» que muestra una estampa diurna con un dragón cuyo cuerpo es la illeta de la Olla de Altea.

El artista explicó que «esta gran fiesta representa la luz de Altea y de ahí que haya hecho un cartel diurno». El dragón ha sido elaborado con troncos que recogió el autor en aguas del Mediterráneo y el cartel fue quemado en directo, en el acto de presentación celebrado el viernes, por Gerard Miralles, director de la escuela circense de Andorra.

Por su parte, el texto literario del vicedecano de la Facultad de Bellas Artes de Altea, Miguel Lorente-Sorolla Boyer, desgrana las ilusiones que la noche del Castell de l'Olla produce a los alteanos con una composición poética muy rítmica.

Lorente-Sorolla, biznieto también del reconocido poeta Joaquín Sorolla, finaliza así su composición: «...que la belleza explote, que nos anuncien la profecía, que llegan mundos ideales que existen, como el Castell de l'Olla nos dice y que a esta tierra Altea siempre bendice».

El presidente de la Cofradía Castell de L'Olla, José Pérez, agradeció a los patrocinadores públicos y privados el esfuerzo de este año, y recordó que la fiesta trabaja para que cada año «se respete más el ecosistema», al tiempo que dio a conocer nuevas plataformas para los cohetes realizadas con materiales biodegradables.

En esa misma línea se manifestó el representante de la pirotecnia Ricasa, Fernando Cuatretonda, que aseguró que «será el castillo más ecológico de la historia», tanto por los componentes químicos de la pólvora y las mechas como por el uso sistemático de cartón en vez de plástico en la fabricación del material pirotécnico.

La concejala de Turismo de Altea, Chelo González, agradeció a la cofradía su «trabajo de 365 días al año para que todos los alteanos y alteanas y cuantos nos visitan disfruten de este maravilloso castillo único en el Mediterráneo».

El Castell de l'Olla se celebra en la playa del mismo nombre, frente a los jardines de Villa Gadea, donde se concentran cerca de 50.000 personas para disfrutar de este evento pirotécnico, único en el Mediterráneo, ya que se dispara desde el mar gracias a unas plataformas que se instalan a tal efecto, durante los días previos, a 300 metros de la línea de la costa.

En 2016, con motivo del 30 aniversario, obtuvo el reconocimiento de la UNESCO Mediterráneo a través de la Comisión Española de este organismo internacional.

El Castell lo lleva a cabo la Cofradía del Castell de l'Olla, organización sin ánimo de lucro constituida en 1987 por un grupo de 22 cofrades -en la actualidad está formada por la mitad de mujeres y mitad de hombres- que, año tras año, dedican su esfuerzo y cariño para que este evento, que posiciona la marca 'Altea' en toda España, siga celebrándose y no pierda su inestimable singularidad.