Los diputados socialistas acusan a Mazón de intentar «reabrir» el debate del agua

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón. / lp
El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón. / lp

El PSPV trata de lanzar un mensaje de «tranquilidad» a los regantes ante la polémica comisión técnica del trasvase Tajo-Segura

EPALICANTE.

Los últimos movimientos del presidente de la Diputación de Alicante para tratar de hacer frente a las políticas del Gobierno central sobre el trasvase Tajo-Segura no han sentado bien entre los socialistas alicantinos, que acusan a Carlos Mazón de utilizar el agua con fines políticos. La Secretaria de Agua del PSPV-PSOE, Rosa Guillén, acusó ayer al presidente de la Diputación de Alicante de querer «reabrir la guerra del agua». La socialista pidió «tranquilidad» a los regantes sobre la comisión técnica: «Está claro que todas las partes tienen derecho a participar, tal y como está ya representada Alicante y Murcia. Por lo tanto, tienen derecho como cuenca cedente, lo que no significa que tengan razón».

Así lo indicó junto al diputado autonómico y secretario general de los socialistas de la Vega Baja, Manuel Pineda, y el diputado provincial, miembro de la mesa del Agua de la Diputación provincial, Joaquín Hernández, en relación a la polémica suscitada en los últimos días por la comisión del agua, donde los populares entienden que los regante del sureste peninsular no están bien representados.

Según Guillén, «el agua es política de estado, todos tienen derecho a que se les escuche y lo lógico es que expongan sus razones en el órgano competente». Pineda hizo hincapié en que el trasvase Tajo-Segura y los derechos de los regantes del riego tradicional son «irrenunciables». Aseguró que el PSPV «luchará» en «todos los lugares donde nuestros intereses se vean confrontados» y pidió, en nombre de todos los alcaldes socialistas a los regantes que «abran bien los ojos y los oídos y no permitan que se contaminen con cantos de sirena y que se les mienta otra vez», en clara referencia a Carlos Mazón y también al presidente de la Región de Murcia.

Destacan las propuestas de Agricultura como poner en marcha los once pozos de sequía en la Vega Baja

El secretario general de los socialistas de la Vega baja hizo hincapié en que esta defensa «se hace mirando el beneficio de la sociedad y de las personas», ya que al trasvase «supone mucho empleo, riqueza y un gran desarrollo social y económico para nuestra comarca».

Los socialistas lamentaron que el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, sea el «precursor» de este nuevo intento de «guerra del agua», y avisan que «ha pasado el tiempo de la confrontación, y el tiempo de la utilización del agua como recurso político para manipular y engañar a la gente por un puñado de votos».

Pineda criticó que algunos busquen «confrontación, división y quieran reabrir la guerra del agua» pero ha subrayado: «El PP no está en el Gobierno ni se le espera, y pretende, con fórmulas antiguas, despistar a la ciudadanía para que nadie hable de sus problemas judiciales, de sus alianzas con el trifachito y de la desproporcionalidad de su pacto con Ciudadanos en Alicante».

Así, Pineda sostuvo que fue el PP quien originó los problemas con la redacción del Memorándum, «lo aprobaron, en aquellos momentos, cinco comunidades autónomas gobernadas por el PP, protagonizado el mayor atentado que se ha conocido a la Vega Baja al subir el umbral de la lámina de agua de 240 a 400 hm3».

Por su parte, Guillén reivindicó para el agua una «política de Estado» y apuntó algunas propuestas al Ministerio de Agricultura, que parten desde los alcaldes y alcaldesas de la Vega Baja como garantizar un trasvase desde el Tajo de 20 hm3 mínimo mensual, según la Ley. Además, piden poner en marcha los pozos de sequía, once en la Vega Baja, y solicitar a la Confederación Hidrográfica del Segura que vierta agua al río, de buena calidad, desde el desagüe de fondo del embalse de La Pedrera y del sifón de los tubos del trasvase, situados en el municipio de Orihuela.