Diputación y Murcia no permitirán que se recorte ni un litro de agua del trasvase

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, en la reunión de ayer. / L. p.
El presidente de Murcia, Fernando López Miras, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, en la reunión de ayer. / L. p.

La decisión se toma tras las últimas medidas de la ministra de Transición Ecológica, que deja a los municipios ribereños entrar en la Comisión

E. P.ALICANTE.

El jefe del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, dejaron claro ayer que no permitirán que «se recorte ni un solo litro de agua del trasvase Tajo-Segura» ante el clima de «desasosiego» por las últimas medidas de la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, de que los municipios ribereños entren en la Comisión de Explotación del Trasvase.

López Miras subrayó que harán «lo que haga falta desde la legalidad» y recordó la «igualdad» que tienen los españoles en este sentido. Por ello, buscarán alianzas en Andalucía, Almería y Comunitat Valenciana «para frenar una deriva en cuanto a la política hídrica nacional», y presentar alegaciones administrativas; incluso no se descarta la vía judicial en lo que parece ser la «batalla final», comentó.

Por su parte, Mazón afirmó que «no cederemos ni un milímetro a lo que nos viene y cada gota de agua que nos quieran quitar lo intentaremos compensar con gotas de sudor», puntualizó. Y es que recordó que «hace 15 años ya se desnaturalizó la Comisión de Explotación, dando entrada a representantes políticos, y fue un desastre» porque «se volvió a una comisión de perfil técnico y ahora vuelve a acometerse un error de ser ciertas las palabras de la ministra a los pueblos ribereños».

Según Mazón, «si no se produce esa rectificación, no tendremos más remedio que solicitar que Murcia y Alicante tengan la misma presencia en esa Comisión y, entre todos, volveremos a desnaturalizarla».

López Miras aseveró que Pedro Sánchez dijo que el trasvase se cerraría y denunció que «no creen» en dicha infraestructura, a lo que Mazón añadió que la intención, a su juicio, es «clara: se está buscando la muerte del Tajo-Segura».

En materia hídrica, Mazón anunció la intención de ampliar la Mesa Provincial del Agua de Alicante y ofreció a Murcia que se incorpore a dicho órgano, ya que «queremos socializar el problema del agua, que afecta a todos; al PIB en todas sus extensiones, como empleo, riqueza, familias». También se alegró del anuncio de Compromís de ir a los tribunales si se confirma la noticia de la incorporación de los municipios ribereños e hizo un llamamiento a la unificación de esfuerzos a los partidos que gobiernan en la Comunitat Valenciana: PSPV, Compromís y Unides Podem.

Un encuentro en el que, además del tema del agua, abordaron la financiación autonómica y las infraestructuras, temas en los que tanto Murcia como Alicante «juegan un papel importante en España, siendo necesaria la igualdad de trato con respecto al resto de españoles», comentó el presidente murciano.

En infraestructuras, López Miras reclamó la puesta en marcha del tercer carril de la A-7, que une Crevillente y Alhama, y, en financiación autonómica, criticó que tanto la Diputación de Alicante como la Región «estén maltratadas». Mazón, por su parte, calificó de «vergonzosa» la línea de unión, tanto por autovía como por vía férrea, de la línea de cercanías Alicante-Murcia.