Detenida una organización criminal dedicada al cultivo y venta de marihuana

Plantación de marihuana. / L. P.
Plantación de marihuana. / L. P.

El grupo de traficantes tenía fluido eléctrico ilegal y un arsenal de armas con el que defenderse de otras mafias de Europa del Este

E. P.ALICANTE.

La Guardia Civil de Crevillent (Alicante) detuvo a cuatro personas como presuntas autoras de un delito de tráfico de drogas, organización criminal, tenencia ilícita de armas y defraudación de fluido eléctrico. Las detenciones se han practicado en el marco de las investigaciones que se ejecutan en prevención del cultivo de marihuana, y se han intervenido 1.000 plantas y 12 kilos de cogollos. Además, se estima que la defraudación de fluido eléctrico asciende a 100.000 euros.

Según informó la Comandancia, ese tipo de cultivo ha aumentado «notablemente» en la provincia, ya que es el que «más rendimiento ofrece a las mafias» dedicadas al tráfico de drogas, con su venta final en países del centro de Europa.

Así, se localizaron el pasado mes de abril varias viviendas que, posiblemente, podrían estar dedicándose al cultivo y elaboración de marihuana.

Los agentes del Área de Investigación de Crevillent centraron su atención en una vivienda que les llevó, posteriormente, a otros dos domicilios situados en las localidades de Pego y Albatera.

Tras cuatro meses de continuas gestiones, se llevaron a cabo cuatro registros domiciliarios (dos en Albatera, uno en Crevillent y uno en Pego), donde se intervinieron 1.000 plantas de marihuana, 12 kilos de cogollos ya embolsados para su venta, cinco armas de fuego preparadas para ser detonadas, teléfonos móviles, ordenadores, cinco vehículos, 2.000 euros en efectivo, y numerosos efectos para el cultivo y elaboración de la sustancia estupefaciente.

Como resultado, se detuvieron a cuatro lituanos de edades comprendidas entre los 19 y los 34 años, y se está investigando a otras tres, también de nacionalidad lituana, por los delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, organización criminal y defraudación de fluido eléctrico. Los detenidos pasaron a disposición de la autoridad judicial, que decretó el ingreso en prisión de tres de ellos.

Cabe destacar la importancia de esta operación, con la que se ha desarticulado una importante organización criminal dedicada al tráfico de drogas, la cual estaba armada para protegerse, a su vez, de otros grupos de Europa del Este que se dedican, por su parte, al robo de la droga, los llamados «vuelcos».

Todas las viviendas detectadas en esta operación estaban estratégicamente ubicadas en partidas rurales aisladas, de difícil acceso y control policial, en las que los detenidos se encontraban enganchados al fluido eléctrico. De hecho, el importe de la luz defraudada supera los 100.000 euros.