Destinan 300.000 euros a reparar daños del incendio de Beneixama

Los alrededores de una vivienda quemados en el incendio de julio en Beneixama. / efe
Los alrededores de una vivienda quemados en el incendio de julio en Beneixama. / efe

El Consell espera que el Gobierno declare el terreno zona de actuación especial y anuncia un plan de actuación de seis meses

EPALICANTE.

Mientras el fuego sigue quemando bosques en zonas como Gran Canaria, en la provincia de Alicante se buscan soluciones para regenerar las casi 900 hectáreras calcinadas en el incendio de la sierra de Beneixama del pasado mes de julio. La Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica anunció ayer la inversión de 300.000 euros en el plan de actuación, que se llevará a cabo durante los próximos seis meses con el objetivo de restaurar la zona afectada por el fuego. Las obras tienen por objetivo prevenir la erosión, mejorar los accesos y recuperar la fauna y flora autóctonas. Mientras tanto, avanzan los trámites para que el terreno quemado en este incendio sea declarado zona de actuación especial por parte del Gobierno central.

Cuatro días ardiendo

El incendio de Beneixama se declaró el pasado 15 de julio y se dio por extinguido el día 19 del mismo mes, después de arrasar 870 hectáreas de terreno. La Conselleria ha presentado una batería de actuaciones para restaurar forestal y medioambientalmente la zona afectada por el fuego, tal y como señaló ayer la Generalitat en un comunicado.

Entre otros trabajos, reconstruirán una torre de vigilancia que fue arrasada por las llamas

El director general de Prevención de Incendios, Diego Marín, ofreció detalles sobre el plan de actuación, que se llevará a cabo en los próximos seis meses y que supone una inversión de 300.000 euros. Destacó el papel esencial de las medidas postincendio de carácter inmediato para «minimizar los daños y asegurar la recuperación del terreno forestal».

Las obras, que se articulan en torno a cinco ejes, tienen por objetivo reparar las pistas y caminos forestales, retirar la madera quemada, prevenir la erosión, recuperar la flora y fauna autóctonas y reconstruir la torre de vigilancia que fue destruida por las llamas. Asimismo, algunas de las medidas concretas previstas, que incluyen también asistencia técnica y administrativa, son la construcción de diques y barreras, la extracción del 60 por ciento de la madera quemada, la instalación de refugios de piedra natural para los animales y la adecuación de más de 7.000 metros de pistas forestales.

Además, Marín señaló que convocará una mesa de concertación postincendio en septiembre para coordinar las tareas conjuntas de restauración de las hectáreas afectadas por el fuego. La Conselleria, que remitió al Ministerio de Agricultura la petición de declaración de zona de actuación especial, ya ha recibido el compromiso por escrito de la Administración estatal para atender esta solicitud y apoyar los trabajos destinados a regenerar los hábitats dañados.