La UA desarrolla una app que evalúa la fragilidad de los mayores de 65 años

Con la información obtenida, se facilita al usuario un informe personalizado sobre su estado. / L. P.
Con la información obtenida, se facilita al usuario un informe personalizado sobre su estado. / L. P.

La Unidad Científica de Innovación Empresarial de la Universidad quiere «atenuar la pérdida de autonomía» del sector de la tercera edad

E. P.ALICANTE.

Ars Innovatio, la Unidad Científica de Innovación Empresarial (UCIE) de la Universidad de Alicante, ha desarrollado una aplicación electrónica para teléfonos inteligentes y tabletas que permite a los profesionales de enfermería evaluar posibles estados de pre-fragilidad en personas de más de 65 años.

Desde esta unidad de innovación se pretende «atenuar la pérdida de autonomía de las personas mayores y dar vida a los años a través de las tecnologías informáticas», según explicaron desde la Generalitat.

Ars Innovatio está adscrita al grupo de investigación de Informática Industrial y Redes de Computadores (I2RC), y cuenta con el respaldo de la Agència Valenciana de la Innovació (AVI).

El aumento de la esperanza de vida en España, con una media de 83,1 años, ha generado un incremento de población mayor con buena salud, pero que, de forma progresiva, conforme aumenta su edad, pierde autonomía para cubrir las actividades básicas de la vida diaria. Un proceso que convierte a las personas mayores en frágiles en determinadas dimensiones de su vida.

Bajo la denominación de Actuasalud, la nueva herramienta facilita la recogida de información relativa a distintas dimensiones de fragilidad mediante una entrevista a través de un dispositivo electrónico que registra y procesa los datos obtenidos.

Esta primera experiencia de uso se destinará, por tanto, a la detección de estados de pre-fragilidad o bien de fragilidad instaurada que se puedan tratar con la ayuda de tecnologías informáticas avanzadas, aunque Actuasalud puede extenderse a otro tipo de evaluaciones y cribados de diferentes grupos de población.

Los datos relativos a este problema estiman que en la Comunitat Valenciana alrededor del 10% de la población mayor de 65 años es frágil en alguna dimensión, si bien este porcentaje aumenta progresivamente hasta superar el 25% entre los mayores de 85 años.

«Mejorar el bienestar y calidad de vida, así como prolongar la autonomía personal de los mayores es una responsabilidad social relevante, que contribuye también a reducir el impacto sobre el sistema sanitario», incidió la Generalitat. De esta manera, Actuasalud pretende informar de aquellos ámbitos donde la tecnología del hogar, que también se desarrolla en la UCIE, puede aportar soluciones eficaces.

De hecho, el objetivo posterior a la evaluación de personas es adaptar las tecnologías informáticas a las necesidades de cada grupo de población mayor a partir del análisis de los datos recabados. Esta información podría suponer un primer paso para diseñar herramientas capaces de prevenir problemas relacionados con la pérdida de capacidad funcional o cognitiva asociada a la edad.

El desarrollo de esta aplicación, que ya se emplea en el entorno del Departamento de salud Vinalopó-Elche, responde a un acuerdo de colaboración entre Ribera Salud y la Universidad de Alicante.

La selección de los mayores susceptibles de someterse a esta evaluación se realiza en los centros de atención primaria y sociosanitarios, así como en centros de día y asociaciones vecinales con las que la institución académica ha suscrito convenios de colaboración.