La UA decide mantener público el nombre de Antonio Luis Baena Tocón

La exposición «Miguel Hernández, a plena luz», con piezas del legado del poeta oriolano. / L. P.
La exposición «Miguel Hernández, a plena luz», con piezas del legado del poeta oriolano. / L. P.

La institución alude al criterio de «interés público» para no borrar la identidad del secretario que condenó a muerte al poeta Miguel Hernández

E. P.ALICANTE.

La Universidad de Alicante (UA) acordó mantener indexado de forma pública el nombre de Antonio Luis Baena Tocón, secretario del juicio en el que se condenó a muerte al poeta Miguel Hernández, al tratarse de una autoridad pública, relatar hechos históricos y publicarse por responder a fines de investigación.

La UA ha tomado esa decisión en base a un informe de la Agencia de Protección de Datos que señala que esta resolución, al tratarse de una investigación sobre hechos históricos, no es contraria a la ley.

Al respecto, el rector, Manuel Palomar, explicó la resolución adoptada por la que se anula la decisión de la Gerencia, en la que se desindexaba el nombre del secretario judicial a petición de un familiar y en base al derecho al olvido.

Palomar sostuvo que el debate surgido ha permitido ponderar los criterios de protección de datos y el acceso a la información. «Un debate importante para sustentarlo jurídicamente respecto a si prevalece la protección de datos o el acceso a la información», señaló.

El rector relató que la decisión adoptada el 12 de junio por la Gerencia de la Universidad de Alicante para desindexar el nombre se produjo antes de que llegara un informe de la Agencia de Protección de datos que concluye que «al tratarse de una investigación histórica, y de datos personales de autoridades y funcionarios públicos, relacionados con la función que llevaron a cabo en ese momento, es información de interés público», argumentó. Palomar precisó que de esa manera se ponderan los criterios para fines de investigación «histórica o científica», la consideración como «autoridad pública» del personaje y el concepto de investigación «en el sentido más amplio».

«En consecuencia, la publicación de datos personales incluidos en una investigación histórica no es contraria a la protección de datos», dijo el rector, que consideró que era una cuestión que «no quedaba clara» en la resolución de la Gerencia.

Asimismo, precisó que las funciones del secretario judicial en el juicio a Miguel Hernández tienen «interés público» y «consideración de autoridad pública como punto de equilibrio» entre los dos derechos fundamentales.

Los hechos comenzaron cuando el familiar de Baena Tocón solicitó la retirada de su nombre de diversos enlaces, entre los que es taba el del repositorio de la UA. Así, el profesor que firmaba el artículo solicitó la sustitución del nombre por las iniciales de forma provisional el 21 de mayo.

Con todo, el 12 de junio Gerencia resolvió adoptar las medidas tecnológicas para que la publicación no pudiera ser indexada en los buscadores de internet al introducir el nombre y apellido del que fuera secretario judicial, y en especial en el buscador RUA de la universidad.

Finalmente, el profesor afectado planteó un recurso de alzada ante el rectorado, que solicitó informes sobre la cuestión a Gerencia, a la delegada de Protección de Datos y a los vicerrectorados de Investigación, de Calidad y de Campus y Tecnología.