La corporación provincial aprueba una subida de sueldo de los diputados

El presidente provincial, Carlos Mazón, y su vicepresidenta, Julia Parra, en la Diputación. / EP
El presidente provincial, Carlos Mazón, y su vicepresidenta, Julia Parra, en la Diputación. / EP

Cobrarán un 2,75% más durante el presente mandato gracias a los 16 votos a favor de Partido Popular y Ciudadanos

EPALICANTE.

La Diputación de Alicante aprobó ayer, en el pleno de organización, un aumento del 2,75% en las retribuciones de los diputados, así como las asignaciones a los grupos, y el número de asesores con los que contará cada formación para desarrollar sus tareas de oposición y gobierno.

El aumento de los sueldos, que suben tal y como marcan los Presupuestos Generales del Estado (PGE), salió adelante con los 16 votos a favor de los socios del equipo de Gobierno -Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs)-, el voto en contra de los 14 diputados del Partido Socialista (PSPV) y la abstención del único diputado de Compromís.

Con este acuerdo, el presidente provincial, Carlos Mazón, cobrará más de 83.200 euros; los vicepresidentes provinciales y los portavoces de los grupos, 73.200 euros; y los portavoces adjuntos, 70.400.

Los diputados con dedicación exclusiva y los vicepresidentes de los organismos autónomos tendrán un salario de 68.400 euros, mientras que los diputados con dedicación parcial cobrarán 71.300 euros.

Los grupos políticos recibirán anualmente 16.300 euros de manera lineal y fija, y 8.100 euros adicionales en función de cada diputado. Asimismo, los diputados percibirán 200 euros diarios en dietas por viajes al extranjero y 100 euros para viajes dentro de España.

El diputado de Compromís, Gerard Fullana, único que tomó la palabra en el punto, subrayó que las asignaciones serán «de las más altas» de todas las instituciones de la Comunitat Valenciana y reclamó que se ejerzan las dedicaciones para que no se den casos de diputados con exclusividad que compaginan sus cargos con Alcaldías.

Asesores

En cuanto al número de asesores, el portavoz del equipo de Gobierno, Adrián Ballester, explicó que se asignan nueve a Presidencia; cinco para las vicepresidencias; tres para el PSPV -14 diputados-, y Cs -dos diputados-; seis para el PP -14 diputados-; y uno para Compromís -un diputado-.

Un reparto que el portavoz del PSPV, Toni Francés, criticó porque, a su juicio, el equipo de Gobierno no ha realizado una asignación de recursos «proporcionada, razonable, coherente, transparente».

En ese sentido, Francés subrayó que el PSPV fue el partido «más votado» en las pasadas elecciones municipales en la provincia y el que cuenta con «más alcaldías». «Una responsabilidad de coordinar, asistir y ayudar a los municipios», recalcó. Y exigió una «propuesta justa, coherente y razonada».

El PSPV presentó una enmienda a la totalidad que finalmente decayó al ser rechazada por los 16 votos de PP y Cs, y la abstención de Compromís.

Los socialistas denunciaron que Cs cuente con «nueve asesores» para dos diputados: «Las decisiones que no se pueden explicar no se deben tomar», manifestó Francés. En esa línea habló Gerard Fullana, de Compromís, quien criticó la «incoherencia» entre lo que piden a la Generalitat PP y Cs, y lo que hacen «aquí».

Así, leyó una carta abierta a Isabel Bonig y a Toni Cantó, presidentes regionales de PP y Cs, respectivamente. A Bonig le dijo que el Botànic hace «más» con «menos recursos», y le recriminó la «insoportable corrupción», los «excesos» y la «mala gestión».

De Cantó afirmó que esperaban «mucho más» y le recordó el comentario que hizo acerca de que la Comunitat necesitaba «menos chiringuitos, enchufados y políticos». Y consideró que el líder naranja en la Comunitat «debe una disculpa a la sociedad valenciana».

Acuerdo público

Frente a las críticas, el 'popular' Adrián Ballester aseguró que los grupos tienen unas infraestructuras «dignas» para realizar su labor de forma «correcta».

«Si el PSPV no tuviera dedicaciones exclusivas, se podría entender que no pudieran realizar la oposición, pero hay tres diputados con dedicación exclusiva y ocho con parciales», indicó. Así, calculó que entre todos podrán ejercer «337 horas de fiscalización semanales», que llegarían a las 450 con sus asesores.

«El grupo socialista dispone de esas horas, suficientes para hacer un trabajo efectivo de control de fiscalización», opinó el portavoz del equipo de Gobierno.

Finalmente, el diputado de Cs, Javier Gutiérrez, argumentó que el número de asesores se ajusta a la realidad, ya que controlarán el 40% del presupuesto provincial. Y aludió a la propia Diputación, que debe ser una institución «permeable» donde las inversiones y gastos sean gestionados «de manera visible y accesible».

«La buena gestión ha presidido el reparto de tareas entre PP y Cs», enfatizó, recalcando que se gestionará con «criterios técnicos».