La Concejalía de Movilidad quiere bajar a 30 km/h las vías de un sentido

El Departamento de Tráfico busca, entre otras cosas, reducir contaminación acústica y atmosférica, y el consumo de combustible fósil. / lp
El Departamento de Tráfico busca, entre otras cosas, reducir contaminación acústica y atmosférica, y el consumo de combustible fósil. / lp

El edil José Ramón González pretende hacer el centro urbano de Alicante «más habitable» y aboga por «adaptar las ciudades a las personas»

EFEALICANTE.

La Concejalía de Tráfico y Movilidad persigue que Alicante se convierta en 'Ciudad 30' -en referencia a la limitación a 30 kilómetros por hora al tráfico rodado en determinadas vías- con el objetivo de fomentar la movilidad peatonal y convertir los barrios en «lugares más amables».

Este plan limitaría a 30 kilómetros por hora la velocidad en las calles de un único sentido de circulación, que son el 80 % del viario, mientras se mantendría la de 50 km/h en las de doble sentido, avenidas y grandes vías.

El concejal de Tráfico y Movilidad, José Ramón González, señaló que esta limitación de velocidad, aplicada en ciudades como Valencia y Madrid, sigue las directrices de la Dirección General de Tráfico para mejorar la seguridad en el tráfico urbano y hacer las calles de la ciudad «más amables para los peatones».

Según González, los técnicos municipales ya han propuesto desarrollar este modelo, que convertirá los barrios y el centro urbano en «lugares más habitables, en los que se pondría a las personas en primer término», y abogó por «adaptar las ciudades a las personas» limitando el uso del vehículo particular y fomentando que la gente camine y use el transporte público.

El informe elaborado por el Departamento de Tráfico y Movilidad refleja cómo durante los últimos 40 años Alicante «ha pasado de una ciudad para el peatón a una ciudad para el coche» debido al aumento de vehículos existentes.

Este cambio ha supuesto para la ciudad, entre otras cuestiones, un «aumento de la contaminación acústica y atmosférica, también del número de accidentes, y mayor sensación de inseguridad para el peatón».

Según el Plan de movilidad urbana sostenible de Alicante, el total de desplazamientos diarios que se producen en Alicante es de 715.711, de los cuales el 45 % se realiza en transporte privado, el 41 % a pie, el 12 % en transporte público y solo un 2 % en bicicleta. González consideró que la movilidad sostenible se ha convertido en una preocupación compartida por la mayoría de las ciudades, que pretenden sensibilizar a la población de la importancia que supone la adopción de medidas que respondan al desafío que plantea el desarrollo urbano.

«Para ello, además de tener que apostar por una mayor calidad en el transporte público, se han de promocionar los modos de transportes no motorizados», añadió el edil.

En la actualidad, el Departamento de Tráfico analiza qué medidas tomar para hacer las calles más amables para el peatón, mejorar la eficiencia social del espacio urbano, facilitar la integración del tráfico ciclista en la calzada, y reducir las señales y la contaminación.