Conceden una prórroga extraordinaria a la contrata del transporte público

Autobuses circulando cerca de una parada de la capital alicantina. / efe
Autobuses circulando cerca de una parada de la capital alicantina. / efe

El servicio de autobuses termina el 16 de julio después de 50 años sin que esté en marcha la licitación para la nueva adjudicación

AGENCIAS / C. C.ALICANTE.

La contrata de los autobuses públicos de Alicante terminará el 16 de julio después de 50 años y sin que esté en marcha el concurso para su renovación. Mientras el nuevo gobierno municipal del PP y Ciudadanos trabaja en ello, ayer anunciaron que la intención es conceder al actual servicio una prórroga extraordinaria. Mientras tanto, la oposición apunta a falta de previsión por parte del ejecutivo local.

El concejal de Transporte y Accesibilidad, Manuel Villar, anunció ayer que el Ayuntamiento de Alicante implementará una prórroga extraordinaria para la contrata del transporte público mientras duran los trabajos para sacar a licitación y que se adjudique el nuevo servicio. No obstante, se llevará a cabo una valoración a 31 de diciembre de los bienes de la actual contrata, ya que en el actual contrato se prevé la reversión al Ayuntamiento de esos bienes, para que no puedan «minusvalorarse» desde el consistorio «ni la concesionaria pueda decir que esos bienes son mayores».

Preguntado en la rueda de prensa de la junta de gobierno local si se descartaba la remunicipalización del servicio, Villar descartó esa posibilidad, de la que se habló en los últimos años, sobre todo en la etapa del tripartito con Miguel Ángel Pavón (Guanyar). «Este equipo de Gobierno sí la descarta; desde luego», apuntó el concejal del PP.

El edil advirtió que el proceso para renovar el servicio de autobuses va para largo. Al tratarse de un contrato armonizado, son «bastante más largos de los ya normales en la vía administrativa», explicó. «Cuando empiezas tarde, todo te va pillando», lamentó el edil, quien puso en valor el fijar el valor del patrimonio para que «no haya dudas a la hora de la reversión». Al respecto, Villar se mostró confiado en que el nuevo contrato salga «lo antes posible». Auguró que entre uno o dos años, como muy tarde; «pero lo que permitan los proyectos y los estudios», añadió.

Mientras tanto, la oposición no desaprovechó la ocasión para atizar al nuevo gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Alicante. El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, apuntó a la falta de previsión del PP como el motivo de que la contrata vaya a caducar sin que esté en marcha la nueva licitación. A juicio de los nacionalistas, esa falta de previsión «obliga a buscar ahora fórmulas, de forma urgente, para poder prorrogar el servicio por parte de la actual empresa concesionaria». Según manifestó Bellido, «o bien se ejecuten servicios fuera de contrato, como pasa actualmente con la de zonas verdes o de las sillas de la Explanada, por poner dos ejemplos, o que se busque la fórmula de prorrogar una concesión de 50 años que está absolutamente obsoleta».

Más