Compromís pide al PP que deje su actitud «frentista» ante la ley de Servicios Sociales

De izda. a dcha., Sánchez (Cs), Barcala (PP), Sanguino (PSPV), López (UP) y Bellido (Compromís). / LP
De izda. a dcha., Sánchez (Cs), Barcala (PP), Sanguino (PSPV), López (UP) y Bellido (Compromís). / LP

La formación animó al equipo de gobierno a adoptar una postura basada en la colaboración institucional y a acabar con el bloqueo de ayudas

EPALICANTE.

El grupo municipal de Compromís en el Ayuntamiento de Alicante instó al Partido Popular a abandonar «la actitud frentista y crispada» respecto a la nueva ley de Servicios Sociales, y animó al bipartito a adoptar una actitud basada en la colaboración institucional.

La formación de izquierdas lo ejemplificó con la actitud del nuevo presidente de la Diputación de Alicante, el 'popular' Carlos Mazón. Según opinan desde la coalición, esa posición «es la más beneficiosa para los ciudadanos».

Desde Compromís también denunciaron el «continuo bloqueo» a las ayudas sociales, que ha supuesto retrasos en los cobros de prestaciones como las de dependencia o la Renta Valenciana de Inclusión, una actitud que consideran «obstruccionista» y que «perjudica» a la gente que más necesita el apoyo de los poderes públicos.

Gerard Fullana, portavoz de la coalición, opina que en Ciudadanos «ni regeneran ni gestionan»

«No se puede tapar la incapacidad del gobierno municipal para gestionar las prestaciones sociales, sus problemas de pago y sus retrasos a la Renta Valenciana de Inclusión generando una situación de bloqueo a la nueva ley de Servicios Sociales, una norma pionera y la más avanzada en España para garantizar derechos», aseveró Natxo Bellido, portavoz de Compromís en el Ayuntamiento de Alicante.

Desde Compromís, reclamaron que el Ayuntamiento «facilite la vida» a la ciudadanía, y que no sea «un obstáculo» para que las personas puedan acceder «fácilmente» a los servicios y prestaciones «a las que tienen derecho».

En ese sentido, reiteraron que Aitana Mas, portavoz adjunta de Compromís en Les Corts Valencianes, ya denunció la actitud del Ayuntamiento de Alicante ante la reprobación del Síndic de Greuges por los retrasos en la tramitación de la Renta Valenciana de Inclusión. «Concretamente, la diputada denunció que en 2017 y 2018 Alicante recibió más de 2,7 millones de euros exclusivamente para la contratación de personal para agilizar la tramitación de esta prestación, lo que suponía la contratación de 53 personas que, sin embargo, nunca se realizó», relataron.

Por otro lado, desde Compromís criticaron que la actitud frentista del equipo municipal se ha visto reflejada en las declaraciones sobre la posible acogida del Open Arms, cuando el equipo de gobierno negó la posibilidad de ofrecer Alicante como puerto seguro.

«Vergonzosa» designación

El portavoz de Compromís en la Diputación de Alicante, Gerard Fullana, tachó de «vergonzosa» la situación a la que ha llegado Ciudadanos (Cs) en su gestión de la contratación de asesores para la institución provincial. Fullana calificó de «tangana» la supuesta lucha entre diversas facciones de la formación liderada por Toni Cantó. Para el único diputado provincial de Compromís, esa situación lleva a «confirmar lo que ya sabíamos: ni regeneran, ni gestionan».

Fullana recordó, en un comunicado, cómo hace solo unas semanas quien fuera el candidato autonómico de Cs, Toni Cantó, hablaba del hecho de «cerrar las diputaciones» o se otorgaba el papel de «cerrar chiringuitos».

Ahora, Cs ha pasado «a dar el poder al núcleo duro del 'zaplanismo' en Alicante», y a recrear «una vergonzosa tangana por los sillones y asesores en la Diputación».

«Lo que ya sabíamos: que Cs en la primera institución valenciana supramunicipal donde va a gobernar no regenera ni gestiona, y que en el Partido Popular siguen los de siempre ofreciendo recursos públicos a cambio de poder», opinó.

Por ello, Compromís considera que este «espectáculo» pone en valor el trabajo del Consell: «La derecha destruyó la credibilidad de la Generalitat y, allá donde gobierna, se demuestra que no están preparados ni ética ni profesionalmente».