Una comisión técnica decidirá si la oficina de turismo cambia de lugar o sigue en el puerto

Obras de la nueva oficina de turismo en la explanada del puerto de Alicante. / l. p.
Obras de la nueva oficina de turismo en la explanada del puerto de Alicante. / l. p.

Ayuntamiento y Generalitat acuerdan estudiar si es viable llevar el edificio a otro emplazamiento mientras las obras siguen su curso

EFE / C. C. ALICANTE.

Una comisión técnica formada por la Generalitat y el Ayuntamiento de Alicante decidirá si la oficina de turismo que actualmente se levanta en la plaza del puerto se traslada de ubicación o se mantiene donde se está construyendo. Ambas partes valorarán si es viable llevar la oficina a otro lugar, teniendo en cuenta las críticas que ha provocado por el impacto visual que supone en esta zona de la ciudad.

La creación de la comisión se acordó ayer en una reunión entre el alcalde alicantino, el popular Luis Barcala, y el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer. Barcala trasladó al dirigente autonómico la «inquietud» surgida en la opinión pública de la ciudad sobre la falta de idoneidad del emplazamiento inicialmente elegido, del que se ha hecho eco la corporación municipal. El alcalde explicó después que la comisión técnica se convocará en breve y que se han encargado informes sobre las posibles ubicaciones alternativas, el coste del traslado y las implicaciones desde el punto de vista legal sobre el actual contrato con la empresa adjudicataria.

El primer edil advirtió de que «las consecuencias del cambio se tienen que medir y tasar muy bien» y dio a entender que el coste del traslado será asumido por el Ayuntamiento, aunque «no se va a despreciar una ayuda de la Generalitat si quiere colaborar» en este gasto. También reiteró que «no hay nada irreparable» y que la obra continuará en tanto que no haya pronunciamiento de la comisión técnica, que es el instrumento previsto en el convenio que ampara la construcción de la oficina, ante esta situación que ha llegado «sobrevenida».

En todo caso, Barcala insistió en que la continuación de los trabajos no dificultará un traslado a posteriori. Si la comisión determina que es preciso cambiar la ubicación a otra en la zona portuaria, el Ayuntamiento deberá iniciar ante el puerto una nueva tramitación para utilizar su suelo, aunque ya sabe que hay predisposición a recibir esa autorización.