CCOO PV rechaza la instalación de depósitos de combustible en el puerto

EP

ALICANTE. El sindicato CCOO rechazó ayer la instalación de depósitos de combustible en el puerto de Alicante. Esta medida fue aprobada por el Consejo de la entidad portuaria en su última reunión tras autorizar la modificación de una concesión de Terminales Marítimas del Sureste (TMS) para que otra empresa instalara esos depósitos.

El sindicato considera que la decisión adoptada el jueves por el Pleno de la Autoridad Portuaria va en dirección contraria a los intereses de la ciudad y de la economía, y que supone un riesgo para la propia ciudadanía y la naturaleza que la rodea.

CCOO manifestó su rechazo, a través de un comunicado, a la decisión adoptada por la Autoridad Portuaria de Alicante debido al impacto que puede tener en la actividad productiva, y el riesgo al que expone con la decisión tomada a la ciudadanía y al medio ambiente.

«Esta decisión, aunque viene avalada por informes jurídicos de la Abogacía del Estado, es una bomba de relojería para los barrios afectados y un misil en la línea de flotación de la principal actividad de la ciudad, el turismo», señaló el secretario de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO PV, Daniel Patiño Miñana.

Por ello, «instamos al Ayuntamiento y al Consell a que pongan un poco de sentido común en una decisión que ha de ser firmemente consensuada y donde la voluntad política debe responder a los intereses de la ciudadanía, en cuanto a sostenibilidad social, medioambiental y económica», afirmó Patiño.

Decisión polémica

Hace 24 años se tomó la decisión de trasladar los depósitos de combustible por las mismas razones que actualmente argumenta el sindicato y que estarían plenamente vigentes. «No podemos considerar solamente un cambio en la ley para decisiones de tanta envergadura para la ciudad», manifestó el secretario de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO PV. Y continuó: «La prevención de riesgos comienza con eliminar el riesgo de origen, y esto supondría no instalarlos en esta ubicación».

Finalmente, el sindicato animó a todas las partes a sentarse en un futuro próximo para negociar e iniciar un diálogo sincero y honesto, donde el único interés que prime por encima del resto en la toma de decisiones sea que «la ciudad pueda ser habitable para las personas; y eso incluye su línea litoral y la protección necesaria».