El bipartito insiste en la privatización del transporte urbano

E. P.ALICANTE.

El concejal de Transportes del gobierno municipal de Alicante, Manuel Villar, insistió ayer en la idea de que la gestión de las líneas de autobús de la ciudad se hiciera a través de una empresa privada.

La declaración se enmarca en un momento en el que el propio Ayuntamiento está a la espera del resultado del informe solicitado a una empresa especializada sobre el modelo de gestión más adecuado.

Así, preguntado sobre si se optaría por mantener la gestión privada aunque el informe diga que es más cara, Villar comentó: «Nuestro deseo es que no sea municipal». Y continuó: «Cuando ese hecho se vea, lo valoraremos y si se tiene que justificar, se justificará -la elección de la gestión privada-».

El concejal de Transportes, del Partido Popular, se pronunció de esta manera a preguntas de los medios durante la Junta de Gobierno celebrada ayer.

El testimonio de Villar llega tras señalar que este lunes se organizó una junta extraordinaria para aprobar la prórroga del servicio, que finaliza este mes de julio, mientras se inician los trámites para volver a sacar a licitación el contrato de autobuses urbanos.

En ese sentido, indicó también que se ha aprobado un gasto plurianual de 23,9 millones de euros para los dos años de prórroga a razón de más de 12 millones de euros el primer año y más de 11 el segundo. Y es que la previsión es que «si todo fuese como debe ir», la licitación estaría lista en 21 meses.

«Creemos que con esos dos años habrá más que suficiente», sostuvo Villar, que incidió finalmente en que se tendría que haber empezado el proceso hace tres o cuatro años.