Benidorm, primer municipio que rechaza de forma oficial la posible tasa turística

Vista aérea de varios rascacielos frente al mar en la turística ciudad de Benidorm. / lp
Vista aérea de varios rascacielos frente al mar en la turística ciudad de Benidorm. / lp

El pleno se opone por unanimidad al impuesto argumentando que gran parte de los visitantes proceden de la propia Comunitat Valenciana

EFE / C. C.ALICANTE.

El pleno del Ayuntamiento de Benidorm rechazó ayer por unanimidad la posible implantación de una tasa turística en la Comunitat Valenciana. Se trata del primer municipio de la región que lo hace forma oficial. Y no es una localidad cualquiera, si no la capital turística de la Costa Blanca y donde más turistas se aglutinan durante todo el año. El consistorio sigue así el camino que han marcado desde el sector hotelero, donde también se oponen a este impuesto que sí está en otras comunidades. La portavoz del gobierno local y del grupo popular, Lourdes Caselles, trasladó «el 'no' rotundo a un impuesto que grava las pernoctaciones y alojamientos reglados» y que «va a hacer empeorar los resultados turísticos de Benidorm y de toda la Comunitat». Y más en un momento de «incertidumbre» por el 'Brexit' y sus consecuencias, y en el que «otros destinos competidores» del Mediterráneo «se están fortaleciendo», apuntó.

Caselles consideró «necesario mostrar el rechazo frontal a esta mal llamada tasa». Según criticó, «en el inicio de esta legislatura, los socios de gobierno del president de la Generalitat, Ximo Puig, han sacado a la palestra nuevamente este impuesto», que afecta «negativamente a la competitividad de una industria que genera más del 13 % del PIB y del 14 % del empleo en la Comunitat». Tal y como recoge la moción aprobada y enmendada por el PSOE, la implantación de este impuesto «tiene el rechazo frontal del sector turístico de la Comunitat». De ahí que se inste «al Consell a consensuar con el sector turístico todas las decisiones que se adopten en este ámbito» y se reclame a Puig y al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, «la convocatoria del Consell de Turisme para que en el seno del mismo se aborde toda la problemática suscitada» por el posible establecimiento de la tasa.

Entre las razones esgrimidas por el sector y por la moción se expone que, en la Comunitat, «el turismo interno es muy importante, por lo que el 30 % de los contribuyentes de este nuevo impuesto será la propia ciudadanía valenciana en sus vacaciones». Asimismo, apunta que «los turoperadores europeos ya han advertido del efecto perjudicial que puede causar esta tasa de comercialización internacional».

Fuga de visitantes

Su posible implantación podría propiciar la 'huida' de turistas hacia «países y destinos como Turquía, Egipto o Túnez, que se están haciendo fuertes en el mercado vacacional» y que están siguiendo «la estrategia precisamente contraria: bonificar la llegada de turistas», según la moción.

Durante el debate, la portavoz del PP afirmó que «con este impuesto se manda un mensaje a los mercados de saturación y turismofobia», cuando «la realidad es que la Comunitat Valenciana es un territorio 'tourist friendly' y sinónimo de hospitalidad».

Benidorm se convierte así en la primera localidad valenciana en oponerse de forma oficial a la posible tasa turística.

En el pleno de ayer también quedó aprobado por unanimidad y a propuesta del PSOE que el Ayuntamiento ejecute «de forma subsidiaria los trabajos de reparación, limpieza, y puesta a punto necesarios en la estación de autobuses» y que «posteriormente se facturen al actual concesionaria que explota esta infraestructura».

Más