Benidorm pedirá en el pleno que el trile sea tipificado como delito en el Código Penal

Imagen de la detención de una banda de supuestos trileros en Benidorm. / lp
Imagen de la detención de una banda de supuestos trileros en Benidorm. / lp

Los portavoces de los grupos políticos acuerdan pedir una reforma de la Ley contra una estafa que daña la imagen de la ciudad

EFEALICANTE.

El Ayuntamiento de Benidorm votará el próximo lunes en el pleno una moción para instar a Las Cortes Generales a reformar la Ley para que la práctica de actividades ilícitas como 'el trile' «no gocen de la impunidad con la que las trata la legislación actual», según un comunicó el consistorio.

La moción fue consensuada ayer en una junta de portavoces convocada por el alcalde de la ciudad, Toni Pérez. El objetivo es que el trile sea tipificado como delito en el Código Penal para así dotar a las Fuerzas de Seguridad de «procedimientos ágiles y medidas jurídicas eficaces» que permitan «erradicar» esta «actividad fraudulenta». Una actividad que «daña la imagen de la ciudad de Benidorm y el turismo en general», afirma el comunicado.

La corporación municipal entiende que es «imprescindible y urgente» una tipificación de la actividad para señalarle una figura jurídica de mayor nivel, a través de la cual articular «medidas efectivas» contra el trile, una actividad que está dando problemas este verano en la capital turística alicantina.

Tal y como señala la moción, desde principios de los años setenta, el trile «afecta y daña la imagen de la ciudad segura que es Benidorm, sin que hasta la fecha se haya encontrado la fórmula eficaz para erradicar la actividad», a pesar de que todos los gobiernos de la ciudad han intentado orquestar estrategias para eliminarlo. Entre otras acciones, en las últimas tres décadas se han lanzado campañas, se han editado dípticos advirtiendo de este juego trampa, se han realizado charlas informativas con tour-operadores y clientes y se ha procurado hostigar mediante presencia policial a los promotores del falso juego. Sin embargo, no ha sido suficiente para atajar un problema. Estos actos llegan tras la difusión de un vídeo a través de redes sociales sobre un suceso ocurrido hace unos días en Benidorm en el que un joven británico recibió una paliza a manos de un grupo de trileros por avisar a otros turistas de que les estaban estafando.