Benidorm obligará a que los autobuses paren el motor cuando esperen a turistas

Turistas en Benidorm. / j. m. r.
Turistas en Benidorm. / j. m. r.

EFEALICANTE.

El Ayuntamiento de Benidorm anunció ayer que ha informado a las empresas de autobuses que cogen o dejan viajeros en el centro de la ciudad que deberán apagar los motores de los vehículos cuando la parada sea superior a los tres minutos. El objetivo es evitar ruidos y humos en una zona congestionada y donde los vecinos han pedido poder descansar.

La medida se adopta, según explicó el concejal de Movilidad, José Ramón González, tras las quejas recibidas por los vecinos en relación al traslado de viajeros a sus hoteles por parte de las empresas del sector. En un escrito enviado a estas empresas se explica que el conductor deberá apagar completamente el motor cuando la parada supere los tres minutos «para evitar molestias de ruidos y humos al resto de usuarios de la vía pública y vecinos».

El concejal reconoció que uno de los problemas de la ciudad es «el tráfico de autobuses y la congestión en la zona centro», en especial en las calles Almendros y Ruzafa. Para mitigar los efectos negativos, además de la obligación de detener el motor, se ha determinado también que la parada de bus discrecional de la calle Almendros se empleará sólo para llegada de viajeros. Para la salida de los mismos se utilizará la del parque de Elche o la de Jaime I.

Del mismo modo, el Ayuntamiento ha comunicado a todas las empresas del sector que tampoco podrán utilizar las paradas de la calle Almendros y parque de Elche para realizar excursiones con turistas. Para ello deberán acudir igualmente a la de Jaime I.