Bellido y Barcala coinciden en su negativa a los depósitos del puerto

EFE / C. C.ALICANTE.

No hace mucho que terminó el conflicto en el puerto de Alicante sobre si la carga y descarga de graneles al aire libre afecta al aire que respiran los residentes de las áreas cercanas. El tema se zanjó con la próxima construcción de naves cerradas para llevar a cabo esta actividad. Pero ahora surge un nuevo debate en el mismo punto de Alicante: la posible instalación de grandes depósitos de combustible. El grupo municipal de Compromís solicitó ayer al alcalde Luis Barcala la convocatoria de la junta de portavoces «para tratar la amenaza de los macrodepósitos en el puerto».

El portavoz de la coalición, Natxo Bellido señaló que así se podría mostrar «una unidad política frente a la amenaza ambiental y de seguridad en nuestra ciudad», que supone la ubicación en el puerto de una macro planta de 18 depósitos de combustible. Para la coalición, que ya solicitó en julio esta convocatoria, es fundamental tener información directa de los técnicos: «Queremos saber en qué estado se encuentra la tramitación del expediente administrativo en el Ayuntamiento», y que los vecinos y vecinas de la zona y la ciudadanía alicantina, «vean que existe un rechazo unánime por parte del Ayuntamiento a esta instalación».

Mientras tanto, el alcalde Barcala respondió a Bellido en una entrevista en la cadena COPE donde aseguró que su postura también es contraria a la instalación de los tanques de carburante. El dirigente popular, que no aclaró si convocará o no la junta de portavoces que pide Bellido, aseguró que él y su partido se oponen la instalación de estos depósitos. Barcala también aprovechó para pedir al president de la Generalato, Ximo Puig, que se manifieste al respecto, ya que es el gobierno autonómico el ente del que depende la Autoridad Portuaria de Alicante. Mientras tanto, los colectivos de vecinos también muestran su oposición.