Barcala: «Hemos demostrado más capacidad de gestión que el tripartito»

Se cumple un año del cambio de Alcaldía y el popular presume de haber reactivado el Ayuntamiento con sólo ocho concejales

C. C. / EFE ALICANTE.

Ayer se cumplió un año de la investidura de Luis Barcala como alcalde de Alicante. Ocurrió contra todo pronóstico, en un pleno donde el voto en blanco de la tránsfuga Nerea Belmonte impidió que la socialista Eva Montesinos juntase los votos necesarios para retener el Gobierno local. La Alcaldía terminó casi de rebote en el Partido Popular, que un año después cierra la legislatura presumiendo de haber hecho un buen trabajo por Alicante con sólo 8 concejales de los 29 que forman la corporación.

Luis Barcala hizo balance ayer de su primer año de gestión. «Se ha conseguido reactivar el Ayuntamiento y desbloquear numerosos proyectos que pedían los vecinos, mejorar la limpieza, impulsar nuestras fiestas y tradiciones, ofrecer diálogo y consenso para cancelar el plan de ajuste, rebajar el IBI y otros tributos municipales y aprobar los presupuestos de 2019, los más sociales e inversores de la historia de Alicante», manifestó el primer edil.

El alcalde también destacó que se haya exigido con fuerza a Madrid y Valencia las inversiones en infraestructuras que la ciudad necesita y que se ha trabajado en todos los ámbitos para «devolver a nuestros vecinos la ilusión de sentirse alicantino y de recuperar el liderazgo y la capitalidad de la ciudad». Según dijo, han demostrado su «capacidad de diálogo, negociación y consenso» sacando adelante todas las modificaciones de crédito que han planteado para aumentar la inversión. «La oposición nos acusa de ser un minigobierno de ocho concejales, y es verdad, somos un minigobierno de ocho en una corporación de 29, pero hemos demostrado la fortaleza y la capacidad de gestión que no fue capaz de tener el tripartito. Hemos sido este año un gobierno fuerte y resolutivo», recalcó Barcala.

Según el alcalde, también se han cumplido los objetivos en materia económica ya que se ha cancelado el plan de ajuste. «Hemos devuelto al Ayuntamiento de Alicante la libertad de movimientos para atender las necesidades de los ciudadanos», dijo Barcala.

El pasado lunes fueron aprobados de forma definitiva los presupuestos de Alicante para este 2019. Como no podía ser de otra forma, también ocurrió con cierta incertidumbre por unas negociaciones con la oposición que se prolongaron más de lo previsto. No obstante, el primer edil también lo encuadra dentro de sus logros en este año de gestión. «Son los mejores presupuestos de Alicante en toda su historia. Los más inversores, los más sociales, los más negociados con fuerzas políticas y colectivos sociales», destacó el alcalde.

«Hemos bajado los impuestos. El IBI, un cinco por ciento, además de otras ayudas para gran parte de los tributos que dependen del Ayuntamiento de Alicante. El ciudadano, castigado por años de crisis, ha visto el esfuerzo que ha hecho este equipo de gobierno por pedirle sólo lo que necesita para gestionar mejor la ciudad», resaltó Barcala en su balance. También destacó la mejora de la gestión en limpieza, aunque en este aspecto todavía hay mucho trabajo por hacer para que la ciudad presente el aspecto que todos desean.

Más