Barcala cierra la ronda de contactos sin aclarar si será investido alcalde

El alcalde de Alicante en funciones, Luis Barcala, durante una reciente intervención. / lp
El alcalde de Alicante en funciones, Luis Barcala, durante una reciente intervención. / lp

«El sábado veremos qué sucede, pero a priori partimos con la ventaja de ser el partido más votado», recuerda el líder del PP en Alicante

EFEALICANTE.

El alcalde de Alicante en funciones, Luis Barcala, del PP, mantuvo ayer una ronda de contactos con los representantes de los grupos políticos que conformarán la corporación municipal a partir del próximo sábado 15 de junio para recabar su apoyo a la investidura.

El propio primer edil explicó que las conversaciones se habían organizado con la intención de exponerles cuál era su planteamiento político a desarrollar en los próximos cuatro años en el caso de resultar investido alcalde y, además, para pedirles «un voto de confianza» y por tanto, «su apoyo a la investidura».

Por lo pronto, Barcala recordó que las conversaciones se han desarrollado en un clima «muy cordial», pero no manifestó que hubiese logrado el compromiso de respaldo político por parte de los representantes de ningún otro partido.

«Mi oferta fue la de un pacto con Ciudadanos», insiste ante la pregunta de incorporar a Vox

A la conclusión de esos encuentros mantenidos con Vox, Unides Podem EU, Compromís y PSPV-PSOE (por ese orden), detalló que en esas consultas no se ha planteado ninguna contraprestación a cambio de la investidura.

«A todos les he puesto encima de la mesa lo mismo, cuál es mi planteamiento y pedir un voto de confianza incondicional, aquí no ha habido negociación con nadie para nada», recalcó.

En esta línea, Barcala subrayó que se mantiene un proceso de negociación abierto con Ciudadanos (Cs) con la posibilidad de compartir funciones de gobierno, lo que incluye «en el mismo pack el apoyo a la investidura».

Sobre el avance de esas conversaciones con Cs, Barcala sólo apuntó que «vamos avanzando como habíamos previsto; marcamos una hoja de ruta, en principio, nos sentamos para hablar sobre los valores que debían orientar toda la acción política; ambos los dimos por buenos y pasamos a la cuestión programática». «Para mí es fundamental tener muy claro qué es lo que se va a hacer en estos cuatro años», señaló.

Según recalcó, ahora «estamos en ese proceso y ya se hablará de otras cuestiones. Sencillamente se está cumpliendo la hoja de ruta; estamos trabajando con honestidad y respeto recíproco y eso es muy importante para consolidar un proyecto de gobierno», apuntó.

«El sábado veremos en la investidura qué es lo que sucede, pero a priori partimos de esa ventaja que es ser el partido más votado y, en su defecto, si nadie consigue una mayoría absoluta con 15 votos, pues volveré a reeditar la Alcaldía de Alicante y empezaré a gobernar», recalcó.

«Estamos en esa negociación, si Cs me hubiera trasladado ya ese compromiso es evidente que habríamos terminado la negociación; es una de las cuestiones que hay sobre la mesa porque es un pack completo, la negociación no se circunscribe sólo a la investidura, estamos hablando de un pacto de gobierno», insistió.

Por otra parte, al ser preguntado sobre la posibilidad de incorporar a los ediles de Vox en el equipo de Gobierno, Barcala fue tajante y remarcó una vez más en que él tenía sus prioridades pese a los «deseos» que pudiesen tener los representantes de otros partidos: «Mi oferta fue la de un pacto de gobierno con Cs», apostilló.

Al término de los encuentros, los representantes de PSPV-PSOE, Carlos Giménez; de Unides Podem EU, Xavier López; y de Compromís, Natxo Bellido, aseguraron a pocos días de la investidura que, en principio, su intención es votar a sus respectivos candidatos en el pleno de investidura.

El representante de Vox, el edil electo Mario Ortolá, sin embargo, no adelantó cuál podría ser su posición.

Tras las elecciones municipales del 26 de mayo, el PP obtuvo 9 concejales, los mismos que el PSPV-PSOE. Ciudadanos logró 5 mientras que Unides Podem EU, Compromís y Vox, consiguieron 2 ediles cada uno.

Más