Barcala anuncia más control policial y multas para terminar con el botellón

Un agente tira alcohol. / lp
Un agente tira alcohol. / lp

Las medidas aplicadas en Santa Faz y Hogueras se extenderán al Casco Antiguo, donde se concentran más quejas vecinales

EFE ALICANTE.

El alcalde de Alicante anunció ayer que la Policía Local incrementará los controles y la vigilancia a partir de este fin de semana para acabar con el consumo de alcohol en la vía pública. Para ello se creará un dispositivo de refuerzo con controles fijos e itinerantes que estarán distribuidos en diferentes puntos de la ciudad donde hay concentración de jóvenes los fines de semana. El objetivo es erradicar el botellón que genera molestias a los vecinos, sobre todo en el Casco Antiguo, una demanda ya histórica de los residentes.

Sanciones de 90 euros

«Desde este fin de semana y los próximos, ya sin interrupción, se van a instalar controles preventivos, habrá decomiso de alcohol y más presencia policial en las calles», anunció Luis Barcala, quien aprovechó para pedir la «colaboración de todos a divertirse pero con alegría y tranquilidad». La Policía Local intervendrá para incautar las bebidas alcohólicas y se levantarán actas de denuncia por consumo de alcohol en la vía pública, que conllevan una sanción económica de 90 euros cada una.

Después del «éxito que ha supuesto la campaña de prevención de alcohol 0,0 en Santa Faz», según fuentes del Ayuntamiento, Barcala expresó su compromiso de «hacer extensivo y continuar con esta medida». Su aplicación «ya no es una cuestión puntual para la romería de Santa Faz, carnavales o Hogueras», sino que será extensiva «a toda la ciudad», como el Casco Antiguo, aseguró el primer edil.

El alcalde indicó que, para erradicar el botellón en Alicante, lo que se va se va a promover es «más control, más vigilancia y más prevención». Según advirtió, «a partir de este momento que todo el mundo vaya avisado: no hay botellón en las calles los fines de semana, la gente que quiera divertirse por la noche tiene muchas opciones y no necesariamente la tienen que padecer los vecinos».

Plaza 25 de Mayo

El Gobierno local, del PP, con la puesta en marcha del dispositivo policial en el Mercado Central, logró acabar con el botellón en la Plaza de 25 de Mayo que se celebraba los sábados previo al 'tardeo', una supresión demandada por los vecinos de la zona y a la que, según destacaron ayer fuentes municipales, «se comprometió Barcala cuando accedió a gobernar en el Ayuntamiento de Alicante». Es cierto que en la plaza junto al mercado ya no se da la escena del botellón pero sí en muchos otros puntos de la ciudad, como el Casco Antiguo, donde se encuentra un gran número de locales de ocio. A partir de ahora habrá sanciones.