El Ayuntamiento prepara una auditoría a la UTE del servicio de limpieza

EPALICANTE.

La junta de gobierno del Ayuntamiento de Alicante aprobó ayer la contratación de la mercantil Moragues Auditores para realizar una auditoría económica del ejercicio 2018 a la UTE Alicante -CESPA, FCC, CÍVICA E INUSA-, la mercantil adjudicataria del servicio público de limpieza viaria, recogida de residuos domésticos y tratamiento, valoración y eliminación de residuos domésticos. La auditoría costará al Ayuntamiento casi 15.000 euros y llega en uno de los momentos en los que más cuestionado está el servicio de limpieza en Alicante.

El portavoz y concejal de Limpieza, Manuel Villar, manifestó que la auditoria sólo será económica, ya que el análisis sobre la gestión del servicio se va a realizar con los medios propios económicos y humanos del consistorio, aunque no especificó cuándo se va a realizar.

Desde los partidos de la oposición -PSOE, Unides Podem y Compromís- la crítica ha sido unánime, ya que no entienden por qué la auditoría se circunscribe sólo al ámbito económico, teniendo en cuenta el «penoso» estado de suciedad en el que se encuentra la ciudad. Máxime, indicaron, cuando tanto PP como Ciudadanos han reclamado una auditoría completa cuando estaban en la oposición.

Los grupos de la oposición aprovecharon la ocasión, además, para criticar duramente a Manuel Villar, que en declaraciones a la Cadena SER tildó de «guarros» a los alicantinos, a los que responsabilizó, en parte, de la suciedad de la ciudad.

El portavoz socialista, Paco Sanguino, indicó que desde su formación reprueban cualquier insulto a nadie. Aseguró, además, que las palabras de Villar «no son las formas de tratar a los ciudadanos, hagan lo que hagan». A su juicio, «los insultos le incapacitan para ser concejal del Ayuntamiento de Alicante», concluyó el edil socialista.