El Ayuntamiento paraliza por seguridad la apertura de la Vía Parque

Imagen de archivo del alcalde Barcala en las obras de la Vía Parque. / lp
Imagen de archivo del alcalde Barcala en las obras de la Vía Parque. / lp

A pesar del anuncio de la conselleria, no permite su inauguración hasta que los técnicos den el visto bueno y por las quejas de los residentes

C. C. ALICANTE.

A pesar de que estaba anunciado para el día de ayer, todavía habrá que esperar para ver vehículos circulando por la nueva Vía Parque de Alicante. La Generalitat había anunciado la inauguración del primer tramo entre El Palmeral y Lorenzo Carbonell, de hecho, la carretera debió abrir ayer como estaba anunciado, pero no ocurrió así. El Gobierno local de Alicante ha paralizado la apertura de la vía, según explicaron fuentes municipales hasta que la seguridad esté garantizada.

Además, los vecinos de urbanizaciones cercanas a este nuevo tramo de la Vía Parque en el sur de la ciudad de Alicante han emitido quejas argumentando que la nueva carretera les obliga a dar un rodeo de cuatro kilómetros para entrar en la avenida de Elche por la calle Joaquín Blume.

Las obras de esta carretera están dando mucho que hablar y han provocado numerosos cruces de acusaciones entre el Ayuntamiento de Alicante -desde que gobierna el PP- y la Generalitat. Desde el Consistorio alicantino critican el retraso de la apertura del tramo completo, para el que todavía no hay fecha porque lo que está finalizado es sólo una parte. La Conselleria de Infraestructuras prometió inicialmente que la Vía Parque estaría abierta en abril. Pero todo indica que será imposible porque es necesario retirar unas vías de tren que se encuentran en terrenos de Adif y cuyas gestiones para retirarlas están aparcadas.

Desde la Generalitat, en cambio, han apuntado al Ayuntamiento como el responsable del retraso de los trabajos en la carretera. Y mientras tanto, la vía sigue cerrada. Lo más sorprendente ocurrió esta semana. El jueves la Generalitat comunicó que ayer viernes estaría abierta a la circulación de vehículos, pero el Ayuntamiento lo impidió y ayer la carretera estaba cerrada. El concejal de Tráfico había advertido de que la apertura del nuevo tramo podría causar problemas de tráfico, justo lo contrario para lo que estaba diseñada. Ahora y según fuentes cercanas al Gobierno local, la carretera no está abierta todavía hasta que los informes técnicos garanticen que es segura.

La previsión de la Generalitat es que el próximo 30 de marzo se pueda poner en servicio el segundo tramo de conexión entre la avenida de Orihuela y el PAU-1, a excepción de un pequeño tramo de unos 20 metros que la conselleria acometerá cuando se retire la denominada 'vía de la vagoneta'. Cuando esté finalizada será una de las principales arterias de la ciudad con 13 kilómetros de longitud. También desde la Generalitat aseguraron ayer que será competencia del Ayuntamiento cualquier obra menor que haya que acometer.