El Ayuntamiento aprueba los presupuestos a un mes y medio de las elecciones locales

Instante de un pleno municipal en el Ayuntamiento de Alicante presidido por Luis Barcala. / lp
Instante de un pleno municipal en el Ayuntamiento de Alicante presidido por Luis Barcala. / lp

El gobierno local respira tras la incertidumbre por un posible cambio de postura de última hora de Guanyar, que finalmente no se produjo

EP / C. C. ALICANTE.

A falta de poco más de un mes para las elecciones municipales y con cierta incertidumbre hasta el último momento, el equipo de Gobierno de Alicante logró ayer sacar adelante de forma definitiva los presupuestos para este 2019. El pleno los aprobó con la abstención de 14 de los 29 ediles de la corporación. Sólo votaron a favor de las cuentas los ocho concejales del PP y el no adscrito Fernando Sepulcre, mientras que los seis ediles socialistas fueron los únicos que votaron en contra. El resto -Cs, Guanyar, Compromís y la no adscrita Nerea Belmonte- se abstuvo, facilitando así que las cuentas salgan adelante.

Los presupuestos se aprobaron inicialmente el pasado 11 de marzo y ascienden a 261 millones de euros, un 3,6 por ciento más que el año pasado. También salen adelante a menos de un mes del inicio de la campaña de las elecciones locales que se celebran el próximo 26 de mayo.

El alcalde popular, Luis Barcala, apeló en el último turno de palabra antes de la votación a «la responsabilidad» de los ediles hacia unos presupuestos que calificó de «vitales» para la ciudad. Previamente, el edil de Hacienda, Carlos Castillo, insistió en que se trata del «mejor presupuesto de la ciudad, fruto del consenso y de uno de los hitos más importantes», que identificó con la cancelación del plan de ajuste. Castillo puso en valor la reforma integral de las ordenanzas así como la bajada del IBI, y que, pese a todo ello, se garantizan 9 millones de euros más que en 2018. También destacó que habrá cerca de 18 millones para inversiones y que «después de una década se crean puestos de trabajo» en el consistorio.

El concejal afeó a la oposición que el PP gobierna por el «fracaso» del tripartito de izquierdas y que ese cambio ha permitido, a su juicio, que los populares salven una legislatura que la izquierda tilda de fallida.

Catorce abstenciones

Las cuentas salieron adelante porque Compromís y Guanyar, que rechazaron en la comisión de Hacienda el informe técnico que desestimaba las reclamaciones presentadas a las cuentas, se abstuvieron ayer. El portavoz de los nacionalistas, Natxo Bellido, criticó que se llegue «tarde» a su aprobación, lo que dificultará su ejecución a lo largo del año. No obstante, mantuvo que «la ciudad no se merece empezar el mandato sin presupuestos». El portavoz de Compromís justificó su abstención por «lealtad institucional» y por «responsabilidad con la ciudadanía» a quienes no van a dar «la espalda».

Por su parte, Miguel Ángel Pavón, desde Guanyar, escondió durante el debate la posición que adoptaría la formación de izquierdas y criticó que el PP haya hecho oídos sordos a cuestiones como la recuperación del cine Ideal o el asilo de Benalúa.

Finalmente, Eva Montesinos, portavoz municipal del PSPV, acusó al PP de ser un Gobierno «ilegítimo» y de negociar «con un sólo partido, Guanyar». Defendió por «coherencia» que «no es no» a un presupuesto que deberá gestionar, a su juicio, la próxima corporación. Además, acusó a sus exsocios en el tripartito Compromís y Guanyar de «blanquear» los presupuestos del PP.

Finalmente y tras varios días donde se palpaba la tensión en las filas populares por la incertidumbre que provocaba la oposición, el alcalde Barcala y su equipo respiran tras haber aprobado los presupuestos. Lo contrario habría supuesto un grave contratiempo para la ciudad.