Arrestados cuatro prófugos reclamados por la justicia

Los fugitivos quedaron a disposición del Juzgado de Madrid. / LP
Los fugitivos quedaron a disposición del Juzgado de Madrid. / LP

La Policía Nacional ha dado con delincuentes de Francia, Lituania, Perú y Reino Unido que se encontraban en la ciudad de Alicante

EPALICANTE.

Agentes de la Policía Nacional han detenido, en los últimos diez días, a cuatro prófugos de la justicia de Perú, Lituania, Francia y Reino Unido cuando se encontraban en las localidades de Alicante y Elche.

Durante las últimas semanas, la coordinación entre las diferentes plantillas de la Policía Nacional de la provincia de Alicante y la Interpol, junto a la oficina de la Solicitud de Información Complementaria en la Entrada Nacional (SIRENE, por sus siglas en inglés), se ha intensificado debido a que varios fugitivos eludían la justicia de sus países al esconderse en diferentes puntos de la provincia.

La primera detención se produjo cuando el Centro Inteligente de Mando Comunicación y Control 091 recibió comunicaciones de la Interpol, y determinó que había indicios de que en el centro de Alicante se encontraba una persona que podría pertenecer a una organización criminal internacional.

Las autoridades peruanas buscaban a esta persona desde 2014 por un supuesto delito de tráfico de drogas, por lo que se distribuyeron diversos efectivos de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría Provincial de Alicante para la localización del fugado.

Los agentes realizaron diversas batidas por el centro de la ciudad que fueron infructuosas. Más tarde, tras varios controles, consiguieron localizar al prófugo de la justicia peruana en una céntrica calle de Alicante. Los policías procedieron a comprobar sus datos con los de la Interpol a través de las aplicaciones informáticas, ya que constaba en vigor una Orden Internacional de Detención y Entrega emitida por las autoridades peruanas con motivo de un presunto delito de tráfico de drogas desde el año 2014, y donde se enfrenta a una posible condena de 25 años de prisión.

El segundo prófugo de la justicia fue localizado en la terminal del aeropuerto de Alicante gracias a las sospechas que infundió el detenido a los agentes pertenecientes al Grupo Operativo de Respuesta de la Comisaría de Elche.

Los policías observaron a un hombre que al ver a la patrulla por la terminal comenzó a comportarse de manera «nerviosa» y al llegar a la altura donde él se encontraba sentado, este se levantó rápidamente para marcharse del lugar, por lo que los agentes le dieron el alto.

Los policías le encontraron una tarjeta de embarque que no correspondía con lo que decía a los agentes y al pasar los datos de esa persona por la base de datos policial, le constaba una Orden Europea de Detención y Extradición en vigor por parte de Lituania a raíz de un posible delito contra las personas desde hacía poco más de un mes.

El tercer arresto se produjo cuando la oficina del SIRENE puso en conocimiento a los policías de la Comisaría de Elche que en esa ciudad se encontraba un ciudadano argelino reclamado por Francia desde el año 2017 por presuntos delitos económicos y financieros. A raíz de esta información, se montó un dispositivo por diferentes puntos de la ciudad para buscarlo.

Pasadas unas horas, el dispositivo cercó el círculo hasta dar con el fugado. El detenido se enfrenta a una posible condena ante la justicia francesa de cinco años de prisión por delitos económicos y financieros.

La cuarta persona detenida fue localizada en el control fronterizo del aeropuerto de Alicante, por donde pretendía entrar en el país.

El agente del puesto de control fronterizo se percató de la presencia de un individuo sobre el que pesaba una Orden Europea de Detención y Extradición de la justicia del Reino Unido de escasamente unas horas y procedió a su detención.