El PP aprueba los presupuestos con el apoyo del tránsfuga y la única oposición del PSPV

El concejal de Hacienda, Carlos Castillo, se dirige al resto de la sala en el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento. / lp
El concejal de Hacienda, Carlos Castillo, se dirige al resto de la sala en el pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento. / lp

Guanyar, Compromís y Cs se abstienen pero permiten que las cuentas de los populares, las primeras sin el plan de ajuste, salgan adelante

EFE / C. C. ALICANTE.

Alicante ya tiene presupuestos para este 2019. El Gobierno local del PP logró ayer sacar adelante las cuentas en un pleno extraordinario donde no hubo sorpresas tras lo anunciado previamente. Votaron a favor los ocho ediles del PP y el tránsfuga y ex de Cs Fernado Sepulcre; se abstuvieron Guanyar, Compromís, Ciudadanos y la otra tránsfuga, Nerea Belmonte; y se quedaron solos en su negativa a los presupuestos los concejales del grupo socialista. Al final, y con cierto retraso, el equipo de Gobierno que dirige Luis Barcala celebró haber logrado su objetivo con sólo 8 ediles de los 29 que hay en la corporación.

El proyecto de presupuestos asciende a más de 257 millones, lo que supone un aumento del 3,68 % respecto a los de 2018. En esto influye que son los primeros liberados del plan de ajuste.

Más inversiones

Las inversiones crecen en cerca de un 80 %, con 7 millones más, hasta situarse en cerca de 18 millones, gracias al fin de las restricciones del plan de ajuste al que el Ayuntamiento se encontraba sometido desde 2012. En el momento de la votación se rechazaron todas las enmiendas presentadas por Guanyar, Cs y Compromís. El concejal de Hacienda, Carlos Castillo (PP), defendió la propuesta con una intervención en la que resaltó el esfuerzo del equipo de Gobierno popular en la negociación de las cuentas. El edil insistió en que «no es el presupuesto del PP», al recalcar la inclusión de la mayor parte de las propuestas planteadas por los partidos opositores y por los colectivos sociales y asociaciones vecinales de la ciudad.

Por su parte, los concejales tránsfugas, Fernando Sepulcre, y Nerea Belmonte, coincidieron en señalar el «esfuerzo» del PP a la hora de tratar de negociar las cuentas municipales y ambos opinaron que «es un buen presupuesto».

Mientras, el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, insistió en los motivos que habían propiciado que su formación se decantase por abstenerse para permitir la aprobación del presupuesto. Apeló a la responsabilidad para no bloquear el funcionamiento de la ciudad y a la necesidad de que «el transfuguismo» no tuviese más protagonismo en las decisiones trascendentales de la ciudad, como habría sucedido en el caso de que los tres ediles de Compromís hubiesen votado en contra.

Su homóloga de Ciudadanos (Cs), Yaneth Giraldo, defendió la «coherencia» de la posición de su grupo, tras recordar que, en el debate sobre el estado de Alicante ya planteó la posibilidad de que se crease una mesa de diálogo para consensuar los presupuestos.

El portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, reprochó los incumplimientos del PP respecto a la tramitación previa del presupuesto y reivindicó la labor desarrollada en los tres años de mandato del tripartito «mal que le pese al PP y a Cs», al aludir a que gran parte del presupuesto que se debatía corresponde a planteamientos gestionados durante esa etapa.

Entretanto, la portavoz del PSOE, Eva Montesinos, recordó las mismas palabras que el propio alcalde Barcala, cuando los populares estaban la oposición, utilizó en 2018 para oponerse al presupuesto de ese año, cuando la propuesta la impulsaba el PSOE. Montesinos aseguró que el PP nunca había querido el voto a favor del PSOE y criticó que no se haya tenido en cuenta ninguna de las propuestas defendidas por su grupo.