Alicante, ciudad donde las olas de calor podrían causar más muertes

Bañistas en la playa de El Postiguet, una escena habitual este verano a causa de las altas temperaturas. / efe
Bañistas en la playa de El Postiguet, una escena habitual este verano a causa de las altas temperaturas. / efe

Una investigación alerta del posible incremento de la mortalidad en las próximas décadas si no se adoptan medidas ante la subida de la temperatura

EFE / C. C.ALICANTE.

La falta de medidas frente a los episodios extremos de calor podría multiplicar por diez la mortandad anual por esta causa en España y tendría un coste de unos 50.000 millones de euros al año en el periodo 2051-2100 según una investigación publicada en Environnmental Research. En este estudio Alicante es la primera ciudad en riesgo de este problema, seguida de Badajoz, Madrid, Pontevedra y Murcia. Estas serían las localidades donde más aumentaría la mortalidad, siempre y cuando no contasen con planes de salud pública y prevención para afrontar el incremento de temperaturas. Precisamente, a principios de agosto perdió la vida un chico de 34 años en su primer día de trabajo en una mercantil ubicada en Mutxamel.

El estudio ha sido liderado por Julio Díaz y Cristina Linares, investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III (ENS-ISCIII). Los investigadores sostienen que la clave está en conocer «la temperatura de disparo» en una ola de calor, es decir, aquella a partir de las cuales se produce un aumento de las muertes y que es de 32 grados en el caso de Alicante, 38 en Badajoz, 34 en Madrid y Murcia y 30 en Pontevedra. Estos valores se alcanzan un 17% de los días al año en Alicante; un 13% de los días en Badajoz; 18% de los días del año en Madrid ; un 12% de los días en Pontevedra y un 3% de los días de año en Murcia.

En el trabajo, que ha contado con la colaboración de investigadores de la Universidad de Girona, la Agencia Estatal de Meteorología y la Consejería de Sanidad de Castilla -La Mancha, se calcula cual será la mortalidad atribuible al calor en el escenario de emisiones de CO2 mas desfavorable para todas la provincias españolas en dos supuestos: adaptación completa o inexistencia de esta. En caso de no adaptación y con temperatura de disparo de mortalidad por calor constante en el tiempo, el estudio apunta que se pasaría de las 1.300 muertes anuales atribuibles al calor en España en la actualidad a unas 13.000 muertes anuales en el periodo 2051-2100.

En el caso de adaptación completa y temperatura de disparo de la mortalidad ascendiendo al mismo ritmo que lo hacen las temperaturas, la mortalidad permanece constante en cifras similares a las actuales.

Los autores afirman que «para conseguir esa adaptación al calor, es decir, que cada vez hagan faltan temperaturas más elevadas para que tengan incidencia en la mortalidad, han de activarse diferentes medidas en salud pública como la mejora en los servicios sanitarios, en las infraestructuras y, sobretodo, la concienciación de la población sobre las consecuencias que las altas temperaturas tienen sobre su salud».