Alertan de las bajas condiciones de higiene en la prisión de Fontcalent

Acceso al centro penitenciario de Fontcalent, en Alicante. / roberto milán
Acceso al centro penitenciario de Fontcalent, en Alicante. / roberto milán

A la falta de personal que denuncian los empleados se une una plaga de sarna, cucarachas y chinches, según el PP, una situación «de abandono total»

C. C.

Aunque hay poca información al respecto de lo que sucede dentro de las cárceles, cada vez hay más voces que indican que el día a día en la prisión de Fontcalent es muy duro para los trabajadores. A la situación ya denunciada de falta de personal y de medidas de seguridad se une ahora la ausencia de higiene, que ha denunciado recientemente el Partido Popular Provincia de Alicante.

Los empleados públicos y reclusos de la cárcel han sufrido una plaga de sarna, cucarachas, chinches y pulgas en unas instalaciones en situación de «abandono total», según los populares. Representantes de la Plataforma Asindical de Funcionarios de Prisiones de España 'Tu abandono me puede matar' se reunieron este fin de semana con el diputado autonómico Juan de Dios Navarro para trasladarle la realidad en la que tienen que trabajar. Navarro recordó que «es obligación de la Administración procurar unas condiciones dignas a unos empleados públicos que se juega el físico a diario» y critica la «desatención que sufren los funcionarios penitenciarios» por parte del Gobierno socialista.

«No es sólo problemas de antigüedad, sino que hay una patente falta de formación y un personal escaso», criticó el diputado popular, «por lo que aumentan las agresiones tanto físicas como psicológicas a funcionarios por parte de los internos». Navarro aseguró que «los funcionarios de prisiones deben equipararse a otros colectivos de riesgo como policías nacionales o guardias civiles, por lo que el Partido Popular ya aprobó en el Senado que sean considerados agentes de la autoridad». Con esta consideración, «cualquier agresión tendrá un castigo más severo, lo que servirá como medida coercitiva», dijo. Sin embargo, «las medidas no deben quedarse sólo en la ley, sino que es necesario una inversión importantes que implemente medidas de seguridad al centro y dote de un personal adecuado, además de la equiparación salarial que reclaman y que es de justicia», aseguró el dirigente del PP.

En el módulo de cumplimiento Alicante I Fontcalent trabajan sólo 15 empleados públicos que tienen que vigilar a 783 internos, cuando la capacidad de la instalación está pensada para no más de 500 personas.

Datos manipulados

El radio es de 52,2 internos por cada funcionario, lejos de los datos «manipulados» entienden los funcionarios, por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias de cuatro internos por cada funcionario. «No se entiende que haya 91 plazas vacantes», remarcó el responsable popular. Navarro pide al presidente del Gobierno que incluya medidas urgentes para paliar «la desatención actual de Fontcalent porque esto sí es urgente». Desde el PP piden al Ejecutivo medida urgentes en la cárcel.