El acusado de intentar secuestrar a una niña en Luceros niega los hechos

El procesado por tratar de llevarse a la niña, ayer en su declaración frente al tribunal . / ep
El procesado por tratar de llevarse a la niña, ayer en su declaración frente al tribunal . / ep

Ocurrió el pasado año y el ahora procesado fue detenido después de que la madre asegurase que trató de llevarse a la menor en plena calle

EPALICANTE.

El hombre de 70 años acusado de intentar llevarse a una niña de 8 en la plaza de Luceros cuando la menor iba cogida de la mano de su madre, negó ayer los hechos, aseguró que ni se percató de la presencia de la niña y que fue la madre quien se dirigió a él en un primer momento. Así se manifestó ayer en el juicio sobre un supuesto secuestro intento de secuestro ocurrido el pasado año.

El procesado declaró ayer que no tocó a la menor y que sólo cuando la policía le detuvo a escasos metros del lugar supo que se trataba de una niña. «No es verdad, ¿dónde me la meto, en el bolsillo?», respondió a preguntas del fiscal. El acusado vivía en una autocaravana donde la policía localizó un kilo de marihuana, un revólver detonador y juguetes sexuales. El fiscal solicita para él tres años de cárcel por un delito de detención ilegal en grado de tentativa y, alternativamente de coacciones, así como un año por el kilo de marihuana y 23 meses por tenencia de armas prohibidas.

En el juicio, el hombre ha señalado que vivía en la autocaravana en El Palamó y que bajó al centro de Alicante en el Tram. En la plaza de Luceros, frente a un escaparate, se dio cuenta de que la madre le miraba y que le dijo «hola». Entonces, él le preguntó si le conocía y ella contestó que no. El hombre afirmó que se ofreció a regalarle algo de lo que estaban viendo en la tienda, a lo que ella se negó. También aseguró que no se fijó en la niña y explicó que si hubiera intentado llevársela, la madre hubiera gritado o la pequeña llorado y que la plaza, que estaba llena de gente, se hubiera dado cuenta.

Por su parte, la madre explicó que ese día su hija cumplía los 8 años y estaban en la zona a la espera de que la abuela terminara de trabajar para ir a recoger la tarta para la fiesta. Detalló que el hombre se les acercó y le dijo «guapa», a lo que ella le respondió llamándole «cerdo». Según su versión, cogió a la niña de la capucha y tiró de la menor con el argumento de que quería comprarle un regalo. La mujer se opuso, lo que provocó un forcejeo con la niña de por medio. La madre indicó que la plaza estaba llena de gente y que una pareja que pasaba fue quien reclamó la atención de agentes que circulaban por Luceros, que después localizaron al arrestado más adelante cuando se estaba desprendiendo de algunas prendas de vestir.

La defensa solicitó al término de la sesión la libre absolución del acusado después de haber planteado al inicio del juicio una cuestión previa de nulidad por la detención y el registro posterior, ya que a su juicio los hechos carecen de relevancia penal. Así, atribuyó el arresto en Luceros y el registro de la autocaravana por una primera detención de su defendido 15 días antes en una causa sin relación con los hechos.