Castillo insiste en que la Diputación ajustó sus cuentas para cumplir "los objetivos de déficit" local

El 'popular' ha recalcado que durante 2015 el presupuesto de lainstitución se ejecutó con "absoluta normalidad" hasta que se aceptó colaborar con "el programa estrella" de la Generalitat, 'Xarxa de Llibres'

EUROPA PRESSalicante

El vicepresidente provincial y diputado de Presidencia, Economía y Relaciones Institucionales, el 'popular' Carlos Castillo, ha indicado que la Diputación de Alicante ajustó la semana pasada sus cuentas para "cumplir con la ley y con los objetivos de déficit en el ámbito local".

En un comunicado este martes, Castillo ha salido al paso de las declaraciones del portavoz del grupo Compromís en la institución, Gerard Fullana, sobre la gestión de la institución provincial durante el primer año de mandato de César Sánchez.

En este sentido, Castillo ha insistido en que el equipo de Gobierno provincial debe "ejercer su responsabilidad para que las cuentas públicas estén absolutamente claras y para que nadie tenga la menor duda de que en esta administración se cumple con la Ley y con los objetivos de déficit en el ámbito local".

Además, ha recalcado que durante el ejercicio 2015 el presupuesto de la Diputación se ejecutó con "absoluta normalidad" hasta que se aceptó colaborar con "el programa estrella" de la Generalitat, "conocida como 'Xarxa de Llibres'".

En este punto, ha matizado que la institución comprometió cerca de seis millones de euros para su distribución entre los 141 ayuntamientos que conforman la provincia, medida que, según el portavoz 'popular', "ha provocado un desajuste, porque se trata de una partida que no estaba presupuestada y tuvimos que aplicarla prácticamente con calzador. Este hecho provocó un exceso en el gasto y eso, conforme a la Ley Orgánica, ha tenido como consecuencia la superación de la regla de gasto que nos ha obligado ha realizar una serie de ajustes en los ejercicios de 2016 y 2017".

Es por ello que Castillo ha acusado a los "tripartitos de izquierdas y a sus consellers de medir poco el impacto de sus iniciativas" y de no ejercer con "responsabilidad su actividad política".

"Desde la Diputación, ejercemos con sensatez todos los proyectos que acometemos y garantizamos el cumplimiento de los objetivos presupuestarios y, por lo que se refiere al programa de gratuidad de libros, le hemos hecho frente a pesar de desconocer cuántos alumnos han concurrido, cuántos han presentados sus libros en condiciones de poder ser reutilizados y cuántos han presentado sus facturas", ha manifestado.

Sobre este asunto, ha criticado también la ausencia de información a la que está sometida la Diputación de Alicante por parte de la Conselleria de Educación ya que, "en este momento es imposible saber cuánto dinero vamos a tener que aportar para culminar la segunda fase. Sólo sabemos dos cosas, que va a sobrar dinero de la primera partida que se aplicó en 2015 con una inversión de seis millones de euros, puesto que no todas las familias han concurrido al programa y que, en la segunda fase, entre el sobrante de la primera y el millón y medio de euros que tenemos previsto, habrá dinero para cubrir y satisfacer la expectativa de todas las familias de la provincia".

"Debemos recapacitar si conviene a las cuentas de los ayuntamientos y de las diputaciones provinciales seguir siendo cómplices de las chapuzas de la Conselleria de Educación y de los programas que están mal planificados, cuyo efecto no está medido y cuya aplicación desde el punto de vista práctico no ha sido valorada, por lo que está generando un caos que nada tiene que ver con los ajustes de la Diputación", ha señalado Castillo.

Asimimos, ha hecho hincapié en el descontento que esta situación está provocando en las asociaciones de madres y padres de alumnos y de los equipos directivos de los centros escolares, tanto públicos como concertados, "debido a la más absoluta incertidumbre acerca de en qué condiciones y con qué material van a estudiar los niños el curso que viene".

Finalmente, y respecto a la petición de Fullana de que el presidente remodele su equipo de Gobierno, Castillo ha manifestado que el responsable de la Diputación de Alicante "en el balance de su primer año de gestión, anunció el cumplimiento de la práctica totalidad de compromisos que adquirió en su toma de posesión, al tiempo que se mostró satisfecho con el trabajo que los diputados realizan desde sus áreas, siempre en beneficio de los ciudadanos y de los municipios de la provincia".

"El que probablemente ha manifestado su fracaso a la hora de acometer determinados programas como el de 'Xarxa Llibres' no es otro que su propio grupo político, que debería analizar la pertinencia de que el conseller Vicent Marzà siga al frente de la Conselleria de Educación", ha concluido Castillo.