La Diputación deja en el aire las ayudas para la segunda fase de la XarxaLlibres

La Diputación deja en el aire las ayudas para la segunda fase de la XarxaLlibres

La institución mantiene una partida de 1,4 millones para el ejercicio 2016 al desconocer todavía el número de beneficiarios y el dinero real que se necesitará

JOSÉ VICENTE PÉREZ PARDO

La Diputación Provincial de Alicante reabre un nuevo frente contra la Generalitat Valenciana al reducir la aportación prevista para la segunda fase del programa XarxaLlibres de los 5,9 millones de euros previstos a solo 1,4. El diputado provincial de Presidencia y Economía, Carlos Castillo, aseguró que la obligación de participar en este programa ha provocado un desfase presupuestario en las cuentas de la institución provincial que ahora deben ajustar.

Y debe ser antes del 28 de julio, cuando la institución provincial debe presentar al Ministerio de Hacienda un plan de recortes presupuestarios para no llegar al techo de gasto. Por eso, la Diputación ha consignado solo 1,4 millones de euros disponibles para el ejercicio 2016, puesto que la aportación de la Diputación Provincial venía «condicionada» a la disposición económica, recalcó el diputado de Presidencia. «El convenio explicitó en la cláusula segunda, que la cantidad definitiva a asignar en el ejercicio 2016 estaría supeditada a la disponibilidad presupuestaria, ante la incertidumbre de las necesidades reales», indicó.

No es el único argumento que utiliza la Diputación. Castillo criticó de manera vehemente la gestión del programa por parte de la Conselleria de Educación. La Diputación desconoce a día de hoy siquiera el censo de alumnos total, los beneficiarios del programa, ni tampoco las facturas de la compra de los libros.

En otras palabras, no sabe qué ha sido de los 5,9 millones de euros que puso en diciembre de 2015. Y hasta que no lo sepa, la Diputación deja solo este remanente a la espera de Educación: «Todavía no se ha liquidado la primera fase del programa y aún no sabemos, y me temo que no sabremos en mucho tiempo, cuánto dinero real vamos a necesitar», manifestó Castillo. La cantidad total queda pendiente de que la Administración autonómica complete los datos que faltan.

En la segunda fase se debería destinar 5,9 millones de euros, si la totalidad del censo de alumnos hubiera solicitado el acceso al programa, si se hubieran devuelto la totalidad de libros en condiciones y si se hubieran presentado la totalidad de las facturas. «Pero intuimos que no será el 100%, no sabemos el porcentaje», afirmó.

Preguntado por si la cantidad necesaria para cubrir el XarxaLlibres es más de 1,4 millones presupuestados, lo que implicaría volver a incumplir la regla de gasto, Castillo dijo que abordarán esta cuestión una vez que la Generalitat haya completado su parte y, cuando sepan qué cantidad tienen que asignar «estaremos en condiciones de responder exactamente eso y buscaremos los mecanismos, si los hay, como en 2015». En todo caso, volverían a descuadrar los presupuestos de la insitución.

Pero no será el único caso. El también vicepresidente de la Diputación aseguró que este desfase financiero actuará como una «pandemia» en todas las administraciones involucradas, como son los ayuntamientos. Dejó caer que los municipios tendrán que articular también sus propias medidas de ajuste financiero debido a esta situación.

El plan de ajuste de la Diputación no solo afectará a las ayudas del progama XarxaLlibres. La institución provincial tendrá que recortar cerca de 7,8 millones de euros los gastos provinciales para garantizar el cumplimiento de la regla de gasto. Esa cifra sale de ajustes en proyectos a ejecutar y la ya citada reducción en 4,4 millones de euros la partida de la segunda fase del programa autonómico.