El Consistorio buscará un recinto para que vendan los 'manteros'

El Consistorio buscará un recinto para que vendan los 'manteros'

El regidor tendrá que dar una respuesta a la idea de Participación para dejarles parte del Passeig de Gómiz esta Semana Santa

JOSÉ VICENTE PÉREZ PARDO

El Ayuntamiento le buscará una salida a las 150 familias de subsaharianos que viven en la ciudad de la venta ilegal y que el viernes reclamaron ayuda a la concejal de Participación Ciudadana, Julia Angulo, porque la presión policial no les permite vender. La edil sopesa buscar un recinto acotado para que estas personas puedan ofrecer productos de artesanía y trenzas, nunca falsificaciones ni nada ilegal, como se habían comprometido.

Angulo se ha puesto en contacto ya con el vicealcalde, Miguel Ángel Pavón; el portavoz del equipo de gobierno, Natxo Bellido, y el concejal de Seguridad, Fernando Marcos. Entre todos han quedado para explicarle mañana, lunes, al alcalde la idea que han tenido para permitirles a los 'manteros' darles una tregua en Semana Santa para apaciguar su «desesperación», expresó a este periódico Angulo.

El regidor, Gabriel Echávarri, tendrá que autorizar la moratoria que ha reclamado la Asociación de Senegaleses durante esta Semana Santa. Al parecer, desde la Concejalía de Seguridad estarían dispuesto siempre que no se realicen actividades ilegales. No obstante, Echávarri tendrá la última palabra el lunes, que se trasladará el martes en otra reunión que mantendrá Angulo con los senegaleses.

La idea primigenia que manejan es acotar un recinto, vigilado por Policía Local, para que se puedan dedicar a la venta de artesanía y otras actividades legales, sin ofrecer productos falsificados. Una de estas ubicaciones que se barajan, según ha podido saber este periódico, es el Passeig de Gómiz, que ahora ocupa un estacionamiento. Ahí estarían en un sitio céntrico, bien situado, pero alejados del resto de comerciantes. Curiosamente, al lado del paseo del Postiguet donde se solían situar.

Esta vez, no tendrían que salir corriendo al ver una patrulla de la Policía Local ni de la Autoridad Portuaria. Al contrario, serían los agentes quienes le vigilaran, pero para que se mantuvieran en esta zona. Los policías velarán para que se cumpla el acuerdo.

Por otra parte, Julia Angulo ya trabaja para elaborar un convenio similar al que han hecho otras ciudades como Madrid o Barcelona para regularizar la situación de los subsaharianos y que tengan la posibilidad, la menos, de acceder a ayudas sociales.