La provincia lidera el número de incendios causados por pirómanos y negligentes

La provincia lidera el número de incendios causados por pirómanos y negligentes

Los fuegos forestales destruyeron en 2014 más cantidad de superficie no arbolada que en Valencia y Castellón y el CES pide más pedagogía para evitar desastres como el del parque del Montgó

BERNAT SIRVENTAlicante

Aunque los incendios forestales, presentes muchos años desde principios de verano, no han aparecido por fortuna en escena (salvo en Pedreguer y Vall d'Ebo), pese a los registros termométricos récord que se están produciendo durante todo el mes de julio, la realidad del fuego forestal tiene sus particularidades en la provincia. Alicante sufre más incendios causados por la mano del hombre (bien pirómanos declarados, bien acciones negligentes de las personas) que las vecinas Valencia y Castellón. Además, en la provincia es menor el porcentaje de fuegos originados por factores climatológicos como los rayos.

Es uno de los datos más reveladores del último informe anual de la Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Emergencias de la Conselleria de Governació i Justícia incluido en la memoria del Comité Económico y Social (CES) de la Comunitat Valenciana y presentado hace unos días en Les Corts.

En la provincia se registraron el pasado año 119 incendios, de los que el 38% fueron intencionados (45) y el 35% se originaron por negligencia (42). Apenas el 9% fueron provocados por un rayo (11 en total). Si se suma el porcentaje de intencionados y por negligencia, se llega al 73% del total de incendios, un porcentaje muy superior al de Valencia, donde fueron el 66% y de Castellón, con el 32%. En Valencia, donde se registraron 274 fuegos en el monte, el 44% fueron obra de pirómanos (algo más que en Alicante), pero solo el 22% por actuaciones negligentes de los agricultores o personas particulares que visitan el bosque.

En las dos provincias vecinas, la acción de los rayos ha sido mucho más determinante para el fuego forestal que en Alicante, con un 20% en el caso de Valencia y un 64% en el de Castellón. Durante el año 2014 la superficie forestal de la Comunitat Valenciana se ha visto afectada por 514 incendios forestales, de los cuales 119 se produjeron en la provincia de Alicante, 121 en la de Castellón y 274 en la provincia de Valencia. La superficie total afectada ha sido de 1.916,17 hectáreas, de las cuales el 40,50% (776,05 hectáreas) corresponden a superficie arbolada.

Sin embargo, ese porcentaje se registra a la inversa en el caso de Alicante. Es decir, se ha quemado en el último ejercicio más superficie rústica no arbolada que arbolada.Tanto en porcentaje como en números absolutos. En la provincia se vieron afectadas 520 hectáreas sin árboles, la mayor cantidad, pues en Valencia fueron 454 y en Castellón 165. En total, el 72% del fuego se registró en Alicante en zona sin árboles, frente al 27% con ejemplares de todas las clases (196 hectáreas en total). Este dato está directamente relacionado con la composición de la superficie forestal de las tres provincias.Alicante tiene una superficie arbolada de 132.786 hectáreas, frente a 270.718 de Castellón y 350.955 de Valencia. Mientras que la superficie sin árboles, aunque forestal, está mucho más igualada (117.534 en Alicante, frente a 152.395 en Castellón y 230.950 en Valencia). Pese a que la estadística no es buena, el repunte de incendios fue del 26%, frente al 47% de la Comunitat (165 fuegos más).

La peor parte se la lleva la golpeada históricamente Marina Alta. Debido al fuego en el Parque Natural de El Montgó, en Xàbia y Dénia, el pasado 11 de septiembre, se quemaron 471 hectáreas arboladas y no arboladas, de las que 418 corresponden al parque natural aludido. Según la Conselleria de Governació i Justícia, el origen de este fuego «se encuentra pendiente de investigación».

Septiembre, peligroso

Septiembre es un mes mucho más peligroso para los incendios que agosto, según la estadística El pasado año hubo 14 rente a 9 siniestros. Sin embargo, son marzo y mayo los meses en los que más tuvieron que actuar las brigadas de extinción, con veinte incendios, respectivamente. Los meses con menos riesgo potencial de fuego forestal son octubre, noviembre, diciembre y enero.

El CES de la Comunitat Valenciana, organismo que asesora de forma no vinculante al Consell, considera que tras el aumento de incendios, «resulta necesario continuar intensificando y potenciando las campañas de concienciación y los mecanismos de prevención y control y vigilancia para dotar de medios técnicos y humanos necesarios a la lucha contra el fuego por parte de todas las Administraciones para preservar la salud de nuestros montes».