Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

La Marina

La Marina

El Ayuntamiento pone en valor uno de los mayores riuraus de la comarca, una infraestructura que es el referente de la producción pasera del siglo XIX en la villa
27.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Alfaçó, canyís, pilons, lleixiu o enfardar son palabras hoy casi en desuso. Son las relativas al proceso artesanal de la escaldà que convierte la uva moscatel en la apreciada pasa que hace poco más de un siglo fue un fuerte motor económico en Xàbia.
De aquellos años de esplendor de la industria pasera quedan repartidos por la comarca docenas de riuraus, unas peculiares construcciones rurales rectangulares que servían para cobijar la uva frente a las repentinas tormentas de finales de verano y al mismo tiempo permitían la entrada del sol, necesario para secar la fruta.
Uno de los mayores riuraus de la Marina Alta es el d'Arnauda, datado a finales de siglo XIX. Con más de 56 metros de largo, una cubierta a dos aguas y tres filas de 14 arcos o ulls permite imaginar la frenética actividad que promovía la familia Catalá, una de las más fuertes en esta desaparecida industria.
Hasta hace unos meses l'Arnauda se sostenía a duras penas en la zona del Roig de Xàbia. Sin cimentación y engarzado entre dos planes urbanísticos parecía abocado a desaparecer, algo que se ha evitado gracias al valor sentimental que despertaba entre los descendientes de quien lo construyó y que decidió bautizarlo con el extraño segundo apellido de una mujer que llegó a Xàbia para casarse con uno de los «Catalás».
Pero hace poco el futuro incierto de l'Arnauda se trocó en suerte. La preocupación mostrada desde la asociación Riu Raus Vius coincidió con la posibilidad de financiación que suponían los fondos Zapatero. A la idea propuesta por el Ayuntamiento de desmontar el riurau para reconstruirlo pieza a pieza en un emplazamiento público en el que pudiera ser visitado se sumó la buena predisposición de los propietarios a ceder esta emblemática construcción con el fin de que se convierta en un símbolo que recuerde a los xabieros la que fue «oficina» de muchos de sus antepasados.
La obra, ejecutada en cuatro meses por el constructor local Manuel Olivares Sánchez, ha reutilizado la tosca, vigas de madera y reproducido con mucho acierto el tipo de mampostería original.
El proyecto ha logrado integrar en el parque Montaner el majestuoso riu rau y una cisterna adosada a su estructura. En el futuro se tratará de incorporarle otros elementos característicos como un horno de calç de los que se usaban para escaldar o el típico fornet de pa. También se espera poder recuperar totalmente la cubierta, ya que la carcoma ha imposibilitado reutilizar muchas de las vigas.
El alcalde de Xàbia, Eduardo Monfort, mostró su satisfacción por el resultado de la restauración y avanzó que la infraestructura podrá destinarse a fines culturales o actividades de difusión y recuperación de tradiciones como la «escaldà». Por el momento servirá «para que la gente joven sepa un poco más de la historia local y de sus raíces» indicó Monfort.
Desde la asociación Riuraus Vius, Carme Miquel puso voz a un sentimiento colectivo de satisfacción porque se haya logrado salvar «un signo de nuestra identidad, de la memoria de nuestro pueblo y patrimonio de todos».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS