Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

medio ambiente

Un estudio de la Politécnica advierte de que espigones y diques no bastan para evitar que el mar engulla el litoral

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las playas alicantinas deberán recibir trasvases continuos de arena para no desaparecer
Una pareja pasea al mediodía de ayer con su perro por la orilla de la playa del Postiguet, cuya arena orilla se regeneró recientemente.
Las playas afectadas por la erosión marina tendrán que seguir paliando su situación de merma de arena con alimentaciones artificiales de áridos. Incluso aunque se tomen medidas correctoras como la construcción de diques frente a la costa o de espigones perpendicular a la costa, el trasvase será la única salida eficiente. Así ha ocurrido en los últimos años en la mayor parte de las playas de la provincia de Alicante.

Desde el Arenal de Xàbia hasta Mil Palmeras y Cabo Roig en la costa de Orihuela, la mayor parte de los arenales de los municipios turísticos alicantinos se han renovado fundamentalmente con arena del banco submarino de Serra Gelada de Benidorm.La principal conclusión de un estudio sobre la dinámica del litoral que ha realizado la Universitat Politécnica de València sobre el comportamiento del mar en una zona que abarca desde Oliva hasta Cullera ratifica estga política. El director del mismo, el catedrático de Puertos Josep Serra, asegur que la alimentación artificial de las playas con arena proveniente del fondo del mar o de las canteras es una medida inevitable.


El Campello
El propio Serra apunta que una combinación de medidas correctoras es una de las mejores opciones para frenar el desgaste causado por el mar. Así, si se construyen diques exentos frente a la costa o bien se opta por la opción de espigones, la reducción de arena será más lenta. Es lo que ha ocurrido en la costa de El Campello y de Altea. En estas dos últimas poblaciones, a mediados de los años ochenta se construyeron diques artificiales frente a las playas urbanas de estos dos municipios. En ambos casos se ha aprovechado para en estos arrecifes construir piscifactorías.

Esto no significa que los sedimentos vayan a quedar de forma perpetua en las playas erosionadas. Seguirán desapareciendo con el tiempo y serán necesarios nuevos aportes artificiales para regenerar la costa. La recuperación de cordones dunares donde actualmente existen paseos de cemento y hormigón es otra de las opciones factibles para retener sedimentos. "Evidentemente, un cordón dunar contribuye mucho más a mantener el nivel de arena que un muro donde el oleaje choca y retira los áridos de forma más rápida. Las dunas se crean de forma natural y son más resistentes a la energía del mar", indicó el catedrático valenciano.

Este es el planteamiento que se siguió en la playa de La Mata en Torrevieja, donde el paseo construido a mediados de los años sesenta se sustituyó por las originales dunas.

La necesidad de que se realicen aportes artificiales de arena choca con las esperanzas de los alcaldes de municipios afectados por la regresión marina. La primera zona recuperada con las aportaciones de arena de Serra Gelada fue la playa de la Albufereta, en el año 1986. Continuaron la playa de Sant Juan, desde el Cabo Huertas hasta el límite con la desembocadura del río Seco, en El Campello. Durante varias temporadas barcos golondrina aportaron arena y permitieron la regeneración de la playa.

Esta medida es la que Serra advierte de que se deberá mantener en el futuro para evitar la pérdida. De hecho, no sólo la construcción de edificios en primera línea de la playa provoca la pérdida de arena, también los temporales son los causantes, como ocurrió en la playa del Carrerlamar de El Campello en la Semana Santa de 2001 y el pasado año en las costas de la Marina Alta.

Al no ser así, todos estos municipios volverán a depender de polémicos trasvases de arena que a veces se han retrasado por la negativa de los pueblos desde donde se extrae la arena, o por alegaciones de pescadores, ecologistas y partidos políticos. Sin ir mas lejos, ahora se está ejecutando un trasvase de 200.000 metros cúbicos de arena al sur de Cullera y de la Safor, que estaba parado por cuestiones políticas.




Benidorm y Guardamar
Las playas de Levante y Poniente de Benidorm, al igual que la del Mal Pas se han regenerado también con los bancos de arena de Serra Gelada. Uno de los puntos más problemáticos que tuvo Benidorm fue la zona de la punta Canfali y del antiguo Ayuntamiento, que prácticamente había perdido toda la arena.

Ahora en Guardamar, que tiene al sur de la desembocadura del Segura una playa de más siete kilómetros abierta al mar también sufre la pérdida de arena.

Pero además de banco de arena en Serra Gelada, de las casi 5.000 hectáreas marinas y su entorno litoral, aproximadamente 1.200 hectáreas sumergidas están pobladas por posidonia oceánica. Desde el punto de vista ecológico, funcionalmente son los grandes bosques primarios del Mediterráneo.

Al igual que las selvas tropicales, el hábitat de las praderas de posidonia tiene una riqueza excepcional en biodiversidad ya que alberga entre sus troncos y hojas más de 400 especies de plantas y mil de animales. Son, además, los grandes pulmones del mediterráneo, al generar entre 4 y 20 litros de oxígeno diarios por cada metro cuadrado, lo que constituye una de las fuentes de oxigenación más importantes de este mar.

Por ello, gran parte de la calidad de las aguas marinas del parque natural de la Serra Gelada se debe a la presencia de esta planta protegida, endémica del Mar Mediterráneo.

Este trabajo de investigación de la Politécnica de Valencia se inició hace cuatro años. La parte más analítica del informe está prácticamente acabada y tan sólo quedan rematar algunos detalles y redactar las conclusiones. Se han finalizado los estudios sobre el clima marítimo y la dinámica marina, los geomorfológicos y de desarrollo urbanístico así como el de la vegetación. Sin embargo, el coordinador del estudio apuntó ayer que no será hasta dentro de un tiempo no se puedan tomar medidas globales.

Esto quiere decir adoptar decisiones y aplicarlas de forma conjunta a todo el problema, es decir, a los mas de 36 kilómetros de costa que componen la comarca y municipios limítrofes. Se trata de un trabajo global en el que se han incluido todas las variables: las oscilaciones del mar, la evolución de la playa, los componentes hidráulicos de los cauces y ríos o las características medioambientales del entorno.

"Hasta ahora se han tomado medidas sin tener conocimiento de sus consecuencias", como los trasvases de arena o la construcción o ampliación de espigones. La importancia de este nuevo estudio radica, entre otras cosas, en que las decisiones que se tomen a partir de ahora, lo harán teniendo en cuenta sus consecuencias y minimizando, pues, los efectos negativos.


Espigones
Pero los litorales de la Safor no son los únicos afectados. El último temporal engulló la playa de Pinedo hasta el punto de que aparecieron surfistas. Los vecinos están cansados de que a la más mínima lluvia el litoral desaparece y exigen a Costas la construcción de espigones en paralelo para protegerlo.

El portavoz de la agrupación, Salvador, aseguró que en la Costa Brava hay espigones horizontales y paralelos a la playa y en esta área no se pierde arena. De momento ya hay una propuesta para contener los temporales y ganar arena, "prolongar el espigón norte hasta los 35 metros y el sur hasta los 25. Además, se hará una aportación de arena de 59.000 metros cúbicos".
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Alicante y Comarcas

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS