Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

La Marina

El Ayuntamiento admite que faltan unos pequeños detalles que estarán listos en una o dos semanas
08.01.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Tras meses de escándalos y polémicas, las obras del Centro Histórico de Xàbia han terminado silenciosamente. Al menos, sobre el papel.

El Ayuntamiento ha dado los trabajos de rehabitalización por concluidos administrativamente y los certificados rezan que el proyecto acabó a finales de 2008, dentro del plazo que la Unión Europea marcó como máximo para mantener su subvención de más de dos millones de euros.

Durante las fiestas de Navidad, las calles han estado limpias de palas y trabajadores. Sin embargo, eran simples vacaciones porque a la vista está que quedan algunas cosas por hacer, aunque desde el Consistorio sostienen que son simples detalles y acabados que entre una y dos semanas estarán totalmente solventados.

La más visible, es el perímetro que rodea la Iglesia de San Bartolomé, que sigue sin adoquinarse. Según apuntó el concejal de Obras, Antonio Torres, la dirección general de Patrimonio exigió una modificación del proyecto para salvaguardar el monumento declarado como Bien de Interés Cultural (BIC). Torres explicó que los técnicos de la Conselleria consideraron que debía evitarse que la capa de hormigón tocara las paredes de la iglesia para impedir filtraciones de agua o humedades.

Así, se ha optado por dejar una separación entre el edificio y la plaza en la que se ha habilitado una canaleta que recogerá el agua de lluvia y la dirigirá a la red de pluviales. La pequeña tubería está cubierta de gravilla y sobre ella se pondrán las placas de granito, por lo que a simple vista sólo se apreciará un mínimo desnivel a modo de foso alrededor de la iglesia.

El edil de Obras añadió que también quedan por arreglar cosas como las escaleras que bajan a la plaza de Baix o algunos puntos donde se ha apreciado que se forman charcos cuando llueve, además de algunas de las trapas en las que se ha detectado errores y se ha exigido a la empresa que se rematen bien.

Estos acabados se empezarán a reparar hoy mismo, puesto que desde el Ayuntamiento se decidió parar las obras durante las vacaciones de Navidad para no entorpecer el desarrollo de los actos festivos y la actividad comercial. Ayer, los albañiles tampoco acudieron al Centro Histórico después de sus vacaciones. Quienes sí estuvieron trabajando fueron el equipo de electricistas de la empresa, que supervisaron todos los puntos eléctricos junto a los técnicos del Ayuntamiento.

La documentación sobre las obras de revitalización del Centro Histórico se ha remitido a la Unión Europea y ahora se está a la espera de que los auditores visiten el municipio para examinar el resultado de los trabajos. La fecha de esta visita no ha trascendido.

Según todos las previsiones parece que, por fin, en 15 días acabarán unas obras que parecían enquistadas en la vida social del pueblo y que han crispado al máximo las relaciones entre el Ayuntamiento y las asociaciones de comerciantes y residentes.

Un ambicioso proyecto (cifrado en su inicio en 2,6 millones de euros y con plazo de ejecución de 12 meses) que comenzó en enero de 2006 con vocación de revitalizar el centro histórico de la villa pero que, según denuncian los colectivos arraigados, ha supuesto la muerte lenta de muchos negocios y un gran éxodo de residentes hacia sus casas de campo.

Mucho ha llovido desde que empezaron unas obras que han evidenciado una gran falta de información previa y consenso con los afectados y han supuesto un rosario de problemas con la empresa que ganó la adjudicación y que desesperó al vecindario abriendo zanjas por todas partes y bloqueando el paso por medio centro.

De hecho, el desencuentro entre el Consistorio y esta Unión Temporal de Empresas (UTE) constructoras (La Generala-Mayve) a cuenta de que la mercantil pedía dos millones de euros más de lo previsto en la contrata, acabó con la paralización del proyecto durante nueve meses y un pleito aún sin resolver.

La peculiar situación que se vivió en Xàbia fue transmitida por las autoridades al Banco Europeo y se logró una prorroga hasta diciembre de 2008 para no perder la subvención europea de dos millones de euros.

Tras completar los trámites administrativos, en enero de 2008, la constructora Intersa se hizo cargo del proyecto y se comprometió a terminarlo en diez meses para no arriesgar la ayuda millonaria. Sin embargo, al final ha pasado un año completo y no han podido cumplirse las previsiones. Pero el Ayuntamiento ha certificado que la obra está lista y con suerte, los auditores no llegarán antes de que lo que pone en los papeles sea ya realidad.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS