Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

08.09.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La crisis del ladrillo está afectando sobre manera a las arcas de los Ayuntamientos valencianos ya que, como señaló la alcaldesa de la Pobla de Vallbona, Mari Carmen Contelles, "ningún otro ingreso puede dar tanto como lo hacían las licencias de obra".

La afirmación no es gratuita. Viene de una primera autoridad que está sufriendo en primera persona estos problemas. "En julio sólo dimos dos licencias de obra y en varios meses anteriores ninguna", aseguró. Por este motivo, "es necesario buscar salidas que permitan paliar estos efectos, pero con una sola es imposible", añadió Contelles.

En el caso de la Pobla de Vallbona "estamos potenciando el desarrollo de planes integrados dedicados al sector terciario para desarrollar áreas comerciales, pero dudo de que estén listos antes de que acabe la crisis".

Así pues, no queda más remedio que buscar otras salidas "y echarle mucha imaginación porque para paliar la merma de ingresos por la construcción se necesita más de una solución", manifestó la alcaldesa.

Las dos primeras que propone Contelles son, como publicó LAS PROVINCIAS, "el recorte de los gastos en fiestas". Esta es la medida que están aplicando localidades como Torrent, Alzira (400.000 euros menos), Xàbia y Moncada, entre otras muchas.

Y es que, en opinión de la primera autoridad, "hay que sujetar el gasto corriente, pero no puedes quitar dinero destinado a servicios importantes para los ciudadanos como son la educación o la sanidad, es mucho mejor restringir los costes de las fiestas".

La segunda de las alternativas propuestas por Mari Carmen Contelles para que los Consistorios se aprieten el cinturón es "congelar los salarios, el esfuerzo hay que hacerlo entre todos".

Otra de las soluciones que apuntó la primera autoridad de la Pobla de Vallbona para combatir la crisis del ladrillo es que el Ayuntamiento haga "concesiones administrativas que supongan un ingreso mensual o trimestral para el Consistorio".

Contelles colocó el ejemplo de su propia localidad donde "hay algunos colegios concertados han pedido instalarse". La opción pasa por alquilarles un terreno y luego ya será el centro quien se encargue de montar sus instalaciones.

Otro municipio que ha desarrollado proyectos destinados a ampliar sus áreas comerciales en lugar de las industriales es San Antonio de Benagéber. En los últimos años se han instalado en la población varias grandes superficies que han facilitado la creación de puestos de trabajo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Alicante y Comarcas

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS