Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Internacional

Internacional

El mando militar golpista asegura que "tocar al Ejército pone al país en peligro"
08.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Elecciones sin fecha en Mauritania
El general Mohamed Ould Abdel Aziz se dirige a la prensa, ayer, para justificar el golpe de Estado.
Los generales que el miércoles depusieron y detuvieron a Sidi Mohamed Ould Cheikh Abdallahi, presidente democrático de Mauritania, anunciaron ayer la celebración de elecciones "lo más pronto posible" en condiciones de libertad y transparencia. Mohamed Ould Abdelaziz, líder del Alto Consejo de Estado y nueva máxima autoridad del país africano, reiteró su compromiso de lograr "una democracia real". Esta declaración fue realizada ante una concentración de sus partidarios, compuesta por disidentes del ex partido gubernamental PNDD-ADIL, miembros de la oposición, sindicatos y asociaciones civiles.

Mientras tanto, la policía dispersaba con gases lacrimógenos una manifestación de unas decenas de personas que expresaban su apoyo al mandatario arrestado. La iniciativa había partido del Frente Nacional de Defensa de la Democracia, una coalición recién creada que reúne a la anterior mayoría gobernante y otras formaciones como la islamista Tawassoul o la Unión de Fuerzas del Progreso, y que se opone a la trasgresión del orden constitucional.

Para Mohamed Mahmud Uld Lemmat, vicepresidente del principal partido opositor, resulta, además, muy inquietante que "los militares no hayan fijado una fecha exacta para la celebración de los comicios", ni clarificado sus intenciones respecto a las posibles candidaturas o la posibilidad de que participen en esa convocatoria.

El hombre fuerte de Mauritania aseguró que lo ocurrido "no es un golpe de Estado", sino que los militares han llevado a cabo "una acción para salvar el país y volver a encarrilar un proceso político" que los propios oficiales iniciaron el 3 de agosto de 2005 y que había desembocado en el establecimiento de instituciones democráticas. Interpelado sobre si la decisión del anterior presidente de relevar a la cúpula de los cuerpos de seguridad había influido en la decisión tomada, contestó que "tocar al Ejército hoy en día, sobre todo decapitando a los jefes competentes y más respetados pone al país en una situación muy peligrosa" y aludió a la amenaza terrorista provocada por la presencia, ya constatada, de comandos del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, organización cercana a Al Qaida.

En un comunicado de prensa difundido por la emisora oficial, los golpistas también se refirieron al anuncio de nuevos comicios y a la necesidad de "relanzar el proceso democrático en el país y establecerlo sobre una base sólida y duradera". De esta forma, se hacía pública, por primera vez, su voluntad de dar por finalizada la jefatura de Abdallahi, dirigente que llegó al poder con su anuencia, pero cuyos gobiernos no han podido superar la hostilidad parlamentaria.

Abdelaziz, cabeza de una entidad formada por once oficiales de máximo rango, se ha comprometido a preservar el Estado de Derecho, las libertades y órganos democráticos, restablecer la justicia y la igualdad entre los ciudadanos y luchar contra la prevaricación. A última hora de ayer, los golpistas anunciaron que ejercerán "durante un tiempo que será el más breve posible" la presidencia de la República y que en virtud de esos poderes nombrará un nuevo Ejecutivo. Los militares agregaron, no obstante, que "el Parlamento y el conjunto de instituciones constitucionales y administrativas continuarán ejerciendo sus atribuciones, conforme a la Constitución y a las leyes y los reglamentos en vigor".

A ese respecto, no hay noticia de hechos de armas y la vida en Nuakchott, la capital, mantiene su curso habitual, los comercios y administraciones permanecen abiertos y los representantes de los partidos locales han podido expresarse libremente ante los medios de comunicación, ya sea a favor o en contra del golpe. Tan sólo permanecen cortados los accesos al palacio gubernamental y las tropas estacionadas delante de la radio y la televisión estatales.


España mantiene los acuerdos
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, indicó ayer que el Gobierno español "siempre" mantendrá el "mejor nivel de relaciones" con Mauritania, si bien dejó claro que el Ejecutivo apuesta por una "Mauritania democrática, que asuma su responsabilidad y respeto".

Ésta fue su respuesta ante la pregunta de si el Gobierno pensaba romper las relaciones con el país magrebí. Eso sí, el ministro condenó una vez más el golpe militar. "En ningún momento lo podemos aceptar". Y destacó que el objetivo número uno es que la colonia española, que se calcula en torno a 150, continúe en buen estado. España pretende proseguir con los acuerdos establecidos con Mauritania. Hace dos semanas, sin ir más lejos, Zapatero y el entonces jefe de Estado mauritano firmaron en Madrid un tratado de cooperación en la lucha contra la inmigración ilegal. De ahí que un contingente de la Guardia Civil permanezca destacado en Nuadibú, donde realiza patrullas conjuntas con los mauritanos para el control de la salida de cayucos hacia España.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
File not found.
Vocento
SarenetRSS