Los extranjeros superan a los españoles en 17 municipios

P. H.VALENCIA

Un total de 732.102 personas de nacionalidad extranjera están empadronadas en alguno de los 542 municipios de la Comunitat Valenciana. En comparación con los datos provisionales avanzados en junio, las cifras definitivas publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) elevan en poco más de 5.000 las personas de otro país que viven en esta autonomía.

Así, el 14,99% de los 4,88 millones de valencianos son extranjeros. Pero hay 17 municipios de la Comunitat que tienen más de la mitad de su padrón formado por inmigrantes. Casi todos ellos se encuentran en las comarcas alicantinas de la Vega Baja y la Marina Alta. Los mayores porcentajes son los de San Fulgencio (el 75,9% con 8.031 extranjeros) y Rojales (71,7% con 12.587). Con más del 60% hay siete poblaciones alicantinas, de mayor a menor: Benitachell (67,6%), Llíber, Algorfa, Teulada, San Miguel de Salinas, Calpe (61% con 10.735 extranjeros) y Els Poblets.

Después, por encima del 50% aparecen Alcalalí, Benijófar, Daya Vieja, l'Alfàs del Pi, Xàbia (53% con 14.044), Hondón de los Frailes, Orba y Torrevieja, que suma 46.227 extranjeros (el 50,83%), según las últimas cifras oficiales del INE correspondientes al 1 de enero de 2007.

El Ayuntamiento de Torrevieja, sin embargo, avanzó la semana pasada las cifras de su padrón a 1 de enero de 2008. Estos datos, no oficiales hasta ser revisados por el INE, arrojan por primera vez más de 100.000 habitantes: concretamente 103.154 de los cuales 55.284 son de nacionalidad extranjera (el 53,6%).

La mayor parte de los extranjeros proceden de países de la UE. En de Alicante hay otros 12 municipios con más del 40% de su padrón integrado por extranjeros. 17 poblaciones más superan el 30% y otras 15 están por encima del 20%. De esta forma, en la Comunitat hay 77 municipios en los que los extranjeros suponen más del 20%. Eso significa que en una de cada siete poblaciones los inmigrantes forman una quinta parte del total de vecinos.

Más información en la pág 34.