Gran expectación pese a la crisis azulgrana

Frank Rijkaard, entrenador del Barcelona, afronta un match ball contra el DeportivoAlcoyano y reconoce que perder en El Collao sería ponerse la soga en el cuello

L a tensión en el vestuario azulgrana marca el encuentro de ida de la Copa del Rey entre los catalanes y el Alcoyano. Derrota contra el Getafe que confirma el mala trayectoria de Barcelona como visitante, muchas dudas en torno al técnico Frank Rijkaard y un match ball inesperado en un campo de Segunda B contra un rival en zona de descenso y ante un técnico, José Bordalás, que todavía no conoce en el banquillo alcoyanista.

Todo está a favor del entrenador holandés y de los suyos. No están Milito, Ronaldinho ni Messi, pero Rijkaard dispone del resto de la artillería, incluidos los internacionales franceses Henry, Abidal y Thuram. Aún así, el tropiezo no le está permitido al técnico azulgrana, que ayer fue sometido a un intenso interrogatorio por parte de los medios de comunicación en Barcelona, antes de viajar a Alicante, y una vez alojado en Alcoy. Es consciente de que un error en el compromiso de esta noche puede costarle el cargo. Perder e incluso empatar contra el Alcoyano sería ponerse la soga en el cuello.

Así, envuelto en este ambiente tan hostil, Rijkaard se defendió como pudo en la previa de la ida del torneo del KO. La expedición llegó al aeropuerto de El Altet procedente de la ciudad Condal sobre las seis de la tarde y posteriormente se dirigió en autobús hacia la capital de la comarca L'Alcoià. Sobre las ocho y media de la tarde, la plantilla azulgrana arribó al hotel AC para quedar concentrada hasta la hora del encuentro de esta noche.

Con diez grados de temperatura, los azulgranas pisaron territorio comanche. Esta noche el frío que caracteriza al campo de El Collao también puede jugar a favor de los locales.

A pesar de la crisis del cuadro catalán, la expectación a la entrada del hotel de Alcoy fue máxima. Medio millar de aficionados se dieron cita a las puertas del AC para recibir a sus ídolos, que esta noche podrán observar en acción.

Para más inri, el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, ha calificado de "problema técnico" los malos resultados del equipo lejos el Camp Nou, por lo que ha conminado al entrenador, el holandés Frank Rijkaard, a "adoptar las medidas necesarias para resolverlo".