El Valencia tiene un 63% menos de ingresos que los clubes más ricos

La entidad prevé doblar las ganancias por patrocinio con el nuevo estadio

Los jugadores del Valencia se abrazan en el partido ante el Murcia./
Los jugadores del Valencia se abrazan en el partido ante el Murcia.

El Valencia vive actualmente una realidad dual. Intenta continuar en la aristocracia futbolística -aunque lo tiene difícil en la Champions- pero reside un modesto barrio de trabajadores por su realidad económica. Pretende plantar cara sobre el campo al Chelsea en la competición europea y al Real Madrid y al Barça en la doméstica, pero un estudio de las cuentas desvela que el Valencia tiene un 63 por ciento menos de ingresos que estos clubes. La reducción de este porcentaje será visible con el nuevo estadio.

Esta obra arquitectónica se ha convertido en el maná. La tierra prometida. Y es que el volumen de negocio del Valencia, actualmente en 110 millones de euros, se doblará con el coliseo de la avenida de las Cortes Valencias. Los estudios que maneja el club sitúan los ingresos futuros en unos 220 millones, aunque se considera que llegar a los 250 no es ninguna utopía. La explotación del nuevo estadio y de la zona de ocio dará este resultado, que situará al club entre los más ricos de la competición europea.

Los grandes transatlánticos se mueven en estas cifras, como así refleja el estudio Football Money League que elabora cada año la firma de servicios profesionales Deloitte. La situación financiera de la temporada 2005/2006, última en analizar, sitúa al Real Madrid y al Barcelona como las entidades más adineradas. La que preside Ramón Calderón tiene unos ingresos totales de 292 millones de euros y la que dirige Joan Laporta está en 259 millones. Y para encontrar al Valencia en la lista hay que mirar muy atrás. Está por debajo de los veinte primeros. En esa campaña la cuenta de resultados se situaba en 84 millones.

El informe destaca que el Manchester United, en cuarta posición con 242 millones de ingresos, seguramente plantará cara próximamente a los dos clubes españoles. Y lo justifica con su nuevo estadio y con los nuevos derechos televisivos.

Pues justo en esta misma situación se sitúa el Valencia. En 2009 tendrá el coliseo más moderno de Europa, con 23.000 asientos más que el actual Mestalla, con 150 palcos vip, con 3.500 plazas de aparcamiento y 58.000 metros cuadrados edificados, donde se construirán restaurantes, locales de ocio y oficinas. Todo esto hará que la cuenta bancaria tenga números más gruesos. "Hemos estudiado los diez estadios más modernos de Europa. Hemos dado muchas patadas para que el nuestro sea el mejor pero que, además, nos genere muchos beneficios", manifestó ayer Alberto Martí, consejero del Valencia.

Falta el patrocinio. Toyota dice adiós. Rotular las camisetas con su marca proporcionaba unos seis millones al Valencia. Pero el club ya tiene nueva empresa. El acuerdo está firmado, aunque no quieren hacerlo público hasta que acabe el contrato con la firma japonesa. Lo que sí ha deslizado Soler es que la nueva pagará el doble, por lo que se situará sobre 12 millones. Esta misma empresa podría dar nombre al nuevo estadio. Ahí las cifras se multiplicarían. Más dinero al bolsillo.

En su modernísima morada y con la esperanza de perpetuarse en la Liga de Campeones, el contrato televisivo también dará un salto cuantitativo. En el presupuesto que se aprobó el sábado, los ingresos por retransmisiones se sitúan en casi 30 millones de euros. Pero el club ya tiene claro que cuando acabe el contrato se renegociará al alza.

Y es que sólo hay que ver lo que se llevan otros clubes. El Real Madrid firmó recientemente un contrato con Mediapro por el que recibirá 1.100 millones de euros en los próximos siete años. El Barça, por su parte, percibirá sólo 100 millones menos. Las cifras hacen que luchar contra estos equipos conlleve un mérito terrible. Pero en Italia no le andan a la zaga. Según el informe de Deloitte, el Milan recibe 155 millones por temporada, por los 121 de la Juventus. La comparativa deja al Valencia muy mal parado. Y más cuando los de Turín no pasan por la mejor racha de su historia. Por lo que hace referencia a Inglaterra, la liga negocia los derechos televisivos de forma colectiva y luego reparte los ingresos a partes iguales.

El Valencia, que se maneja con los grandes clubes en los terrenos de juego, pretende que ocurra algo similar en los despachos. El nuevo estadio pondrá fin a la deuda de 160 millones de euros y , si se cumplen todos los presagios, lanzará a la entidad a la zona noble.