El técnico exige a sus jugadores "orden dentro y fuera del campo"

El holandés pide ayuda a los capitanes para salir de la crisis

Koeman ha impuesto su ley: la mano dura. El técnico holandés ha llegado al Valencia como salvador y ya ha puesto firmes a sus jugadores. Les achaca falta de disciplina y no va a mirar hacia otro lado hasta quedar satisfecho. El nuevo entrenador tiene muy claro cuáles son las razones que han llevado al equipo hasta la crisis actual. Hoy, ante el Murcia, se verá si va por el buen camino.

"Llevo una semana aquí y he visto cosas que no me gustan. Lo primero es tener orden dentro y fuera del campo. Hemos hablado bien fuerte con los capitanes y con el grupo para decirles cómo hay que trabajar. Esa es la base para que un equipo funcione. Es lo mismo que en el club, cada uno tiene su parcela", aseguró Koeman, que no quiso entrar en detalles: "Hay que cumplir y si no se cumple es un problema. No me gusta decir qué cosas son, pero son cosas que no han sido normales".

Uno de los casos que parece más claro es el de Manuel Fernandes. El portugués llegó más de una hora tarde al entrenamiento del pasado jueves. Un desliz que no gustó nada a Ronald Koeman. El entrenador holandés quiere coger el toro por los cuernos desde el primer momento, pero sabe que los vestuarios de élite no son fáciles de domar. Por eso busca "la ayuda" de los pesos pesados de la plantilla.

"En un equipo hay jóvenes y experimentados. Y el equipo está en una situación en que los jugadores más mayores tienen que sacar esto adelante, liderar el equipo y escuchar, porque saben que tienen a su entrenador en la espalda. Hay gente en esta plantilla que por su calidad y su personalidad tienen que ser líderes. Por algo hay capitanes del equipo. Hay que asumir la responsabilidad y un equipo necesita jerarquía. Los jóvenes tienen que aprender", afirmó.

Pese a todo, Koeman confía en la motivación y el compromiso de sus jugadores de cara a las próximas citas. "En los entrenamientos veo al equipo animado, con alegría, porque el fútbol es para disfrutar. Y tiene que ser así, profesional todos los días para estar bien preparado todos los partidos. Los jugadores quieren, pero también es una cosa mental. El futbolista se encuentra con dudas. Es el momento de estar unidos dentro del campo. Esa es la base para funcionar. A partir de ahí, hay calidad suficiente para ganar los partidos", apuntó.

Koeman ha traído nuevas fórmulas de trabajo. Ahora, el balón es el protagonista en las sesiones de preparación. "Seguramente nuestra forma de entrenar en Holanda es diferente y vamos a cambiar ejercicios. Yo pienso que se tienen que cambiar cosas", añadió el holandés, que pide "tiempo" para que los jugadores se adapten a su forma de trabajar. "No atravesamos el mejor momento pero seguimos en la zona alta. Si estamos bien y hay confianza, es un equipo que lucha por la Liga", concluyó.