Un 'Clásico' en la historia de Alcoy

El hijo del legendario torero Andrés Coloma solicita al Ayuntamiento alcoyano una calle en honor a su trayectoria. De momento, ha sido inmortalizado en el Belén del Tirisiti

El alcoyano Andrés Coloma 'Clásico' vestido con el traje de luces./
El alcoyano Andrés Coloma 'Clásico' vestido con el traje de luces.

Clásico. Así es como le conocían y en lo que se ha convertido este alcoyano para la historia de su ciudad natal. De ahí que el hijo del mítico torero Andrés Coloma haya solicitado al Ayuntamiento de Alcoy que conceda el nombre de una calle en memoria y reconocimiento de la trayectoria de su padre, que llevó el nombre de la ciudad por las principales plazas de toros de España y América. Por el momento no ha recibido ninguna contestación.

La historia de Andrés como torero arranca cuando apenas tenía 16 años. Su hijo, que lleva el mismo nombre y también ha compartido el mismo oficio durante muchos años, revela a este diario que los inicios de su padre se dieron en la localidad valenciana de Xàtiva, tras salir de espontáneo en la plaza donde toreaba Vicente Barrera. "Lo detuvieron, pero Barrera hizo que lo soltaran, y en agradecimiento de ello, mi padre le dijo que él sería su padrino".

Inicios como novillero

A partir de ese momento Coloma comenzó a hacer novilladas, y poco tiempo después recibió la alternativa de manos de Vicente Barrera y Enrique Torres. "Querían buscarle un nombre que destacara y fuera elegante, clásico, de ahí a que finalmente le llamaran Clásico", apunta el hijo del matador.

La trayectoria del torero causó un gran revuelo en Alcoy, lo que originó que se compusieran canciones y construyeran estatuas, y hasta incluso una plaza de toros en su honor, tanto en su ciudad como en Torrente. En este sentido, su hijo apunta que algunas de las industrias alcoyanas también usaron el pseudónimo Clásico para denominar varios artículos como el papel de fumar o el típico café licor de la ciudad.

El torero fue conocido por sus faenas entre las décadas de 1920 y 1940, tanto en las principales plazas de toros de España como en las de América, donde viajó en dos ocasiones. Como anécdotas, Coloma recuerda que su padre consiguió matar a seis toros en un día en la plaza de Valencia, "y un hecho curioso es que yo conseguí lo mismo en mi debut como torero también en Valencia".

Coloma hijo recuerda que Clásico recibió quince cornadas de extrema gravedad a lo largo de su carrera profesional, una etapa que se vio truncada con la llegada de la Guerra Civil. "Mi padre era un hombre muy valiente, que revolucionó Alcoy, y siempre llevó el nombre de su ciudad en el corazón, de ahí que solicite que le dediquen una calle. Se lo merece".

Un ídolo local

A este respecto ha apuntado que "mi padre era todo un ídolo en Alcoy y me dijeron que, cuando falleció, incluso los trabajadores de las fábricas de la ciudad mantuvieron un minuto de silencio en su memoria". Además, Clásico, que murió en 1964 por problemas de corazón, ha sido inmortalizado en uno de los protagonistas del tradicional Belén navideño de marionetas del Tirisiti, calificado como Bien Inmaterial de Interés Cultural. "De ahí que el recuerdo de mi padre perviva en la memoria colectiva de los alcoyanos", ha puntualizado su hijo.

Tan singular personaje merece, en opinión de su hijo, un homenaje. La petición de una calle en su honor está a la espera de una respuesta del Ayuntamiento alcoyano.

Fotos

Vídeos